Durante el pasado mes de julio la Guardia Civil detuvo a treinta y tres personas en la provincia de Granada que estaban reclamadas judicialmente por diferentes delitos, o reclamados para ingreso directo en prisión para cumplir condena.

Uno de los cometidos de la Guardia Civil es el de localizar y detener a las personas sobre las que figure cualquier tipo de requisitoria a nivel nacional o internacional. La finalidad es la de poner a disposición de la autoridad judicial reclamante a la persona sobre la que figura una búsqueda o bien para ingreso directamente en prisión por sentencia en firme.

Del total de las detenciones que se hicieron en el mes de julio a personas con requisitoria, treinta y dos lo fueron por orden nacional de búsqueda y detención y una ha sido puesta a disposición judicial por orden internacional.

Gran parte de estas actuaciones han coincidido con las zonas de mayor afluencia turística, como: Almuñécar, Salobreña, Monachil o Guadix. En el caso del detenido por requisitoria internacional lo fue en la localidad de Chauchina.

Una de las detenciones se realizó a una persona que viajaba como acompañante en un turismo que circulaba por la carretera N-323 cerca de la localidad de Salobreña. Agentes del Subsector de la Guardia Civil de Tráfico de Motril sorprendieron al conductor del turismo mientras circulaba en sentido contrario. Tras interceptar el vehículo, los agentes comprobaron que a la pasajera,  una joven de 18 años con antecedentes policiales, le figuraba una orden judicial de detención y personación.

De los treinta y tres requisitoriados detenidos, once han ingresado directamente en prisión para cumplir condena.

Deja un comentario