A las once de la mañana de un bochornoso primero de Agosto, este movimiento social realizó la primera de sus protestas. En ésta movilización participaron numerosos colectivos de las comarcas de Guadix, Baza, Montes Orientales, Huescar, Alpujarra y Caparacena; en este acto se leyeron los motivos por los que se rechaza el proyecto de la Línea 400kv Baza-Caparacena con los numerosos proyectos de energías renovables asociados:

*No al recorrido del proyecto de la línea Baza-Caparacena, por atravesar el corazón del Geoparque de Granada y perjudicando, tanto tierras en plena producción agraria y de pastoreo, como a empresas turísticas, ya asentadas el territorio y a futuros proyectos.

*No a la implantación de proyectos de energías renovables, basada en la especulación y ocupación de territorios esteparios, zonas de riego y secano cultivables , los cuales provocan tanto impacto en la biodiversidad, como en el paisaje, como en disminución de zonas agrarias productivas y de pastoreo.

 La plataforma no está en contra de las energías renovables, si se ocupan zonas como los tejados de viviendas, polígonos industriales y están basadas en el autoconsumo y abastecimiento local.

También hubo una recogida de firmas físicas, de las cuales ya se han recogido más de cuatro mil, en apoyo este movimiento reivindicativo.

“Estamos cansadas de tantas mentiras por parte de nuestros representantes políticos con respecto a este proyecto y de las irregularidades que se están cometiendo; mientras que ya hay familias en las que está repercutiendo de forma negativa la ejecución de la obra, la cual consideramos ilegal por haberse iniciado sin el permiso ambiental de la Junta de Andalucía y haberse caducado la autorización ambiental del estado.”

 “Hacemos un llamamiento al rechazo a la línea de alta tensión 400kv Baza-Caparacena que perjudicaría enormemente a nuestras comarcas, con una geología única en el mundo. Tenemos constancia de que el modelo de producción de energías renovables, en forma de megaproyectos, a parte de ser una especulación de grandes empresas, está perjudicando a las zonas rurales ocupadas desde hace ya más de veinte años, produciendo muy poquitos puestos de trabajo y en detrimento de la imposibilidad de que aparezcan proyectos nuevos basados en el turismo rural sostenible, perjudicando a la agricultura y pastoreo ya asentadas y especialmente mermando la calidad de vida de los pueblos” .

“Exigimos una transición hacia energías renovables justa y democrática para los territorios ocupados y su población” Nos argumenta una de las coordinadoras de la Plataforma.

Deja un comentario