En plena crisis del Covid-19 la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía ha dado, con el informe ambiental favorable, una resolución de fecha 19 de marzo de 2020 y publicado en el BOJA del día 24, la AAU (Autorización Ambiental Unificada) a Minas de Alquife, S.L. para el proyecto del tratamiento de los lodos ferruginosos y sacarlos de las balsas donde se encuentran en los términos municipales de Aldeire y Alquife. 

El informe del expediente de Autorización Ambiental Unificada, (AAU) ha obtenido autorización después de una larga trayectoria de documentación, proyectos e informes de la administración que son necesarios para la tramitación del expediente, siendo este el último escollo pendiente para completar su actividad dado que ya contaba con la autorización para la actividad minera propiamente dicha.

Para entender y acotar en el tiempo todo este proceso nos tenemos que remontar a febrero de 2015 cuando el Director General de Prevención y Calidad Ambiental emite resolución por la que se otorga la preceptiva Autorización Ambiental Unificada (AAU) a Minas de Alquife, S.L. para el proyecto de explotación del yacimiento de mineral de hierro Minas del Marquesado, en los términos municipales de Aldeire, Alquife y Lanteira. Esta resolución no incluía la explotación de las balsas de estériles, lo que obligó a Minas de Alquife, S.L en octubre de 2017 a presentar una nueva solicitud de autorización ambiental unificada (AAU) para, proyecto de aprovechamiento de lodos ferruginosos, en los términos municipales de Alquife y Aldeire, que no habían quedado recogidos en la resolución, por lo que la explotación de lodos ferruginosos solicitada supone una modificación de la Autorización Ambiental Unificada otorgada.

La autorización actual pues, se otorga según el BOJA de 24 de febrero de 2020, para la explotación de los residuos mineros (lodos ferruginosos y escombreras) originados en su día por la actividad desarrollada en las concesiones mineras de Minas de hierro del Marquesado, a fin de valorizar los productos de rechazo con alto contenido en mineral de hierro (superior al 46% en ion Fe), y proceder a la restitución topográfica original con los usos que lleva aparejados como suelo no urbanizable, dejando para la salida de lodos a través de tres posibles vías:

A través del “vial de acceso general”, que unirá la explotación con la vía de servicio de la A-92, una segunda a través de un “vial provisional” que se abra y una tercera a través de la red general de carreteras.

Método de explotación

El método de explotación consistirá en extracción por medios mecánicos únicamente, del material depositado en superficie correspondiente a los lodos ferruginosos procedentes del rechazo de la planta de concentrado, que se almacenaban en balsas adosadas a la gran escombrera por su lado sureste. 

En una primera fase, de las 9 balsas existentes, se explotarán las balsas 7 y 8, ubicadas en el término municipal de Alquife, con el objetivo de facilitar la compatibilidad de labores con otra parte del proyecto, pues se tiene previsto que el área ocupada por estas balsas sea empleada para la construcción de la planta de tratamiento del mineral.

En una segunda fase, se continuará con la explotación del resto de balsas, eliminando los diques intermedios y manteniendo los taludes de protección de la rambla de Alquife en el perímetro sur de la zona de actuación. Tanto los frentes como las plataformas de trabajo tendrán una altura media de 6 metros y máxima de 8 metros.

El volumen de material a extraer será de 1.264.771 m³, equivalente a 2.213.349 Tm. La duración prevista es de 9 años. La producción máxima anual prevista es de 300.000 tn, que se alcanzará de forma progresiva: el primer año 100.000 tn, el segundo 200.000 tn, y a partir del tercer año y siguientes 300.000 tn, para ello se ha previsto utilizar dos palas cargadoras, un camión cisterna y tres vehículos de transporte en carretera.

Se prevé así mismo la restauración de toda la zona de manera simultánea a la realización de los trabajos, eliminando los  diques intermedios, manteniendo los taludes de protección de la rambla de Alquife en el perímetro sur de la zona de actuación, se rellenarán también el fondo de las balsas de lodos mediante el aporte del aluvión de los diques eliminados. El objetivo de la restauración de las balsas es la restitución topográfica original anterior a los depósitos, o sea llegar a recuperar en su estado original el suelo agrícola que existía.

Medidas protectoras y correctoras

Las principales medidas protectoras y correctoras propuestas en el estudio de impacto ambiental para atenuar los efectos ambientales negativos, se resumen a continuación: 

Atmósfera: 

Riego de zonas de tránsito y de maniobra de maquinaria.
Transporte de los materiales en el complejo minero en condiciones adecuadas.
Limitación de la velocidad de circulación de vehículos de transporte.
Mantenimiento adecuado de maquinaria y vehículos.
Retirada periódica de polvo de cunetas y otras zonas de acumulación.
Lavado de neumáticos antes de que los camiones salgan a la carretera.
Se cubrirán las cajas de los camiones.
Ruido e iluminación:
Correcto mantenimiento de la maquinaria para evitar averías que puedan originar ruidos.
Limitación en la velocidad de circulación por pistas y caminos.
Uso de silenciadores para tubos de escape y equipos móviles.
Limitar periodo de ejecución de los trabajos de movimientos de tierras en la zona de las balsas de lodos.
Aguas superficiales :
Mantenimiento de la red de aguas pluviales
Adecuado mantenimiento de vehículos y maquinaria para evitar vertidos.

Adecuación de la restauración para corregir o compensar los efectos de la escorrentía superficial.
Suelos:

Se balizarán los frentes de explotación para evitar la degradación de otras zonas. 

Vegetación:

Jalonamiento de la superficie a ocupar con objeto de evitar daños innecesarios a la vegetación.

Utilización de caminos existentes dentro de la zona minera, para evitar la apertura de otros nuevos.

Protección de árboles próximos a la zona de actuación y que puedan verse dañados por el paso de maquinaria, mediante cercado fijo de 1,20 a 1,80 metros de altura.

Riego de las formaciones vegetales del entorno. 

Fauna:

Previamente a la ocupación de nuevas zonas se realizarán batidas para evitar afecciones sobre nidos de aves o zonas de reproducción de otras especies de vertebrados. 

Jalonamiento de las zonas de explotación, y pistas interiores.

Interrogantes

La autorización otorgada permite poder trasladar a los lectores algunos interrogantes que surgen y que serían deseable que se aclarasen cuanto antes:

Como quiera que la explotación minera ya tenía las autorizaciones pertinentes, sería de desear que la empresa diera una fecha de inicio de los trabajos no solo de la extracción de los lodos sino de toda su actividad, aunque mucho nos tememos que ésta aún tarde un buen número de años, si es que se inicia.

Todo ello además teniendo en cuenta que aún no se ha llegado a un acuerdo por donde van a salir los lodos y el mineral, y el puerto contemplado para ello, el de Carboneras, no parece tener la conformidad de su ayuntamiento y de los vecinos.

Por otro lado hay que solucionar otro trámite hasta ahora planteado provisionalmente como es el de los accesos para la salida de los lodos y después el mineral.

A la mina aún le quedan algunos trámites y algunas explicaciones también de la empresa propietaria.

Deja una respuesta