El concejal de Bienestar Social del Ayuntamiento de Guadix, Eduardo Jiménez, ha querido replicar y de paso aclarar algunos aspectos relativos al análisis hecho desde algunos grupos políticos con respecto a las ayudas de emergencia social que, según ha recordado, son solo una pequeña parte de las políticas sociales. Ha afirmado que se ha dado respuesta a la ciudadana cumpliendo con la resolución de estas ayudas a pesar de la falta de personal en el área. Siempre según los criterios técnicos del equipo de trabajadores y trabajadoras del área, “que es, en todos los casos, el que toma las decisiones técnicas, nunca el concejal”. 

El concejal ha insistido en aclarar todos estos puntos “porque no se puede utilizar la información de manera sesgada. Y, sobre todo, porque hay que salvar la profesionalidad e independencia de las trabajadoras y trabajadores”. 

sino que en su opinión, eso da pie “a cuestionar el trabajo de los profesionales que trabajan aquí, y los datos demuestran que la falta de personal no ha repercutido en la ejecución de la partida”. Unos datos que reflejan que de la partida de 70.000 euros de ayudas de emergencia social se han ejecutado 44.000, más de la mitad. “Puede haberse pasado algún caso, aunque no creemos que haya sido así porque una de mis prioridades como concejal y también del propio equipo de trabajo ha sido establecer un sistema de filtro para separar y atender las necesidades urgentes”. En este sentido, ha aclarado que no todas las necesidades son susceptibles de una intervención de urgencia y que para determinarlo existen unos criterios técnicos. No obstante, ha animado a que, si alguien tiene datos de algún caso que se haya podido pasar, se dirija a Servicios Sociales para evaluar si es una necesidad urgente.

De hecho en el primer semestre del año, contando con un equipo de trabajo más o menos completo (a pesar de las carencias crónicas del área), se concedieron 13 ayudas de emergencia social por un montante total de 6.519 euros; mientras que en el segundo semestre, contando con una trabajadora menos, las ayudas concedidas fueron 29 con un montante de 19.903 euros. “Es decir, en el segundo trimestre se triplicó, lo que anula la teoría de que fuera por falta de personal”, apunta el concejal. A esto hay que sumar las ayudas económicas familiares para familias en riesgo de exclusión social con hijos menores que llegan a través de la Junta y del Estado. “En el primer semestre fueron de 0 euros, porque no se podía gastar hasta tener la orden. Pero en el segundo semestre fueron de 11.600 euros. Lo que supone un total de ayudas de 6.519 euros en el primer semestre y de aproximadamente 31.200 euros en el segundo”, añade. 

Ha explicado además que están valorando e implementando desde el área nuevas formas de trabajar para establecer un sistema que sea más accesible para toda la ciudadanía, al tiempo que se sigue reivindicando más personal para intervenciones familiares que solvente las carencias crónicas del área (no ha dudado en hacer un reconocimiento de autocrítica con respecto a la poca valoración que siente el equipo desde lo social, lo político y lo económico). Igualmente ha aclarado: que parte de la partida de ayudas de emergencia se puede destinar, si no se ejecuta, a otras acciones como ayuda a domicilio a través de una modificación presupuestaria. Pero que siempre tiene que quedar una reserva dada esa variabilidad de las necesidades sociales. Y ha concluido dejando claro que ese dinero nunca se pierde. 

Deja una respuesta