Los fuegos artificiales ponen el colofón cada año a la feria, y este año sin actuación en la Plaza de las Palomas se han vuelto a encender a las 12 de la noche como antaño.

La amenaza de lluvia, que empezó varias horas antes, hizo temer por su cancelación, pero solo fue unos minutos y al final los accitanos han podido disfrutar de uno de los espectáculos que más gusta en cada feria de los últimos años.

Después de contemplar las diferentes imágenes que nos dejan los fuegos con la catedral al fondo, aquellos a los que todavía le quedan fuerzas aprovecharán los últimos momentos para poder divertirse y tomar el último trago de una semana, y comienzo de la siguiente que será en la que nos prepararemos para despedir al Cascamorras hacia Baza a traerse la Virgen el día 5 de septiembre en el mismo sitio desde donde se suelen ver estos fuegos el puente del río.

Deja una respuesta