Después de la nevada última y de este temporal que ha pasado por nuestra tierra, no se puede decir que las infraestructuras hayan respondido como deben, ante las inclemencias del tiempo. 

Un ejemplo de ello lo tenemos en las instalaciones del Puerto de la Ragua que al igual que los accesos al mismo adolecen de un mantenimiento adecuado que particularmente en esta temporada está llevando a que sea considerado catastrófico sobre todo por la no prestación de servicios que se supone debieran de tener dispuestos para que las mismas pudieran rendir y dar satisfacción a todos los ciudadanos que suben hasta ellas con el afán de disfrutarlas y poder divertirse, y pasar unos ratos agradables en compañía.

La mayoría de las veces son familias, jóvenes y mayores pero también lo hacen escolares, centros educativos, clubes deportivos, etc que les agrada poder disponer de estos recursos que están al alcance de todos y para cuya explotación y mantenimiento se creó en su día un consorcio (Consorcio Puerto de la Ragua, que albergaba a los municipios del término municipal, tanto del lado granadino como almeriense: Ferreira, Nevada, Aldeire, Paterna junto con las diputaciones de Granada y Almería) que por lo menos lo explotase y le diera el mantenimiento adecuado para permitir la expansión y el ocio ciudadano en torno a este espacio natural tan necesitado de protección y buenos cuidados.

Sin embargo, estos tiempos no está respondiendo a las expectativas y son numerosos las quejas que por parte tanto de ciudadanos, como de empresas de turismo activo y de carácter comercial que ven apagadas sus expectativas de desarrollo laboral cuando no se prestan los servicios que debieran.

Quejas porque, con la menor inclemencia del tiempo la carretera se corta sin ningún miramiento para atender eso si, la limpieza y mantenimiento de las vías principales sobre todo la autovía A92 la cual se lleva todos los pertrechos y materiales, medios técnicos y humanos para que se mantenga abiertos, dejando a esta vía de comunicación que pasa por ser una de las carreras mas altas de Andalucía con un puerto de montaña a 2000 metros y que además es muy frecuentada por empresas de servicios que tienen que llevar suministros y logística a pueblos de ambos lados del macizo de S. Nevada.  

Son transportistas de mercancías, que ven cerrado con la menor inclemencia, su paso, su medio de comunicación y trabajo entre uno y otro lado, simplemente por que la prioridad a la hora de despejar o limpiar una carretera le corresponde a la autovía antes que a la carreta del Puerto de la Ragua. 

También está el mal estado, el destrozo que se causa a la figura de la Estación del Puerto de la Ragua, que normalmente es una lugar o fuente de visitantes que vienen a desarrollar actividades de ocio y tiempo libre, y por el que algunas empresas sobre todo de turismo activo tratan de desarrollar su actividad, permitiendo que los ciudadanos puedan disfrutar del entorno, de la naturaleza, hacer deporte de manera controlada.

Y que sin embargo, ven truncadas su expectativas de trabajo por que la estación cuya responsabilidad compete al Consorcio del Puerto de la Ragua, no hace lo suficiente por mantener las pistas de esquí de fondo, por mantener los estacionamientos habilitados para que los visitantes, los autobuses de escolares, etc puedan estacionar debidamente y no tengan que hacerlo en los márgenes de la carretera en situaciones ilegales  y que  pueden provocar mas de un altercado vial.

Todo ello, porque quienes debieran de cumplir con su función, para la que tienen material y disposición de personal, no lo hacen, no se preocupan. 

Esto está haciendo daño al desarrollo por ejemplo, turístico, deportivo, de ocio de estos lugares y está repercutiendo en la imagen de la comarca. 

Una comarca que tienen en sus recursos naturales, paisajísticos un posible motor de progreso, sostenible, pegado a la tierra como elemento de sostenimiento, de despegue, para que haya espacio para todos. 

¨Pónganse ls pilas”, especialmente los responsables del desaguisado, no se escondan, asuman su responsabilidad y den respuesta rápida a estas situaciones, para que todos podamos decir con orgullo que nuestros recursos naturales, se pueden y se explotan, de manera sostenible, no agresiva, racionalmente y para generar la riqueza que puede aportar el valor de la tierra en la que vivimos.

Deja una respuesta