Esta sábado 15 de diciembre a las 18:00 horas se presentará restaurada la imagen de Nuestra Señora de los Dolores de Abrucena. El acto de presentación tendrá lugar en la iglesia parroquial de Nuestra Señora de La Anunciación del municipio y constará de una solemne eucaristía oficiada por el reverendo D. Antonio Mª. García Martínez así como de una conferencia que desentrañe el proceso de restauración. Esta última correrá a cargo de D. Joaquín Gilabert López, licenciado en Bellas Artes y conservador-restaurador de obras de arte, profesional que se ha hecho cargo de todo el procedimiento.

La actual Virgen de los Dolores de Abrucena es una talla de candelero adquirida por la hermandad durante la posguerra para sustituir a la antigua imagen quemada en una hoguera durante el expolio que sufrió la parroquia en plena Guerra Civil. Como ya ocurrió con la restauración de otras obras de arte del municipio, los vecinos de Abrucena se alzan como firmes defensores de su patrimonio histórico-artístico y apuestan por la recuperación y puesta en valor de su rico legado patrimonial. Tras el oficio religioso y la conferencia, la imagen ocupará su habitual emplazamiento en el retablo de la Virgen de los Dolores de la parroquia.

La actual talla de la Virgen fue adquirida en los talleres granadinos de D. Manuel González Mesa en 1942 y presenta las peculiaridades estilísticas que caracterizan la escuela granadina de escultura. El restaurador Joaquín Gilabert es especialista en conservación y restauración de obras de arte. Su amplio currículum está avalado por el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico donde ha trabajado más de diez años y su actual colaboración con el Museo Picasso de Málaga, la Fundación Almine y Bernard Ruiz Picasso para el Arte y la Fundación Ibáñez Cosentino, entre otros organismos de reconocido prestigio. El proceso de restauración ha consistido en la fijación de la policromía y eliminación de antiguos repintes que cubrían las manos y la cara de la talla. También ha sido necesaria la consolidación de la estructura interna y la peana que se encontraban muy deterioradas con el paso de los años. La profesionalidad de Gilabert ha quedado patente una vez más con la labor realizada en esta Virgen de los Dolores que ahora engrosa el ya abultado currículo del restaurador.

La Hermandad de Nuestra Señora de los Dolores desea emplazar a todos las personas de Abrucena que residen en Guadix y su comarca, así como a todos los accitanos que lo deseen, a compartir este acto con todos ellos.

Deja una respuesta