Por Pity Alarcón

El pasado día 25 se celebraba el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en su edición de 2019. Todos los años, se han venido produciendo  declaraciones institucionales en los distintos parlamentos autonómicos y en los ayuntamientos de todo el país. Declaraciones institucionales que normalmente eran aprobadas por unanimidad (si no es así no puede hacerse)  y que eran leídas en solemnes actos institucionales tendentes a resaltar la importancia de dicha conmemoración ya que, el problema que existe, es estremecedor:  Un total de 52 mujeres han sido asesinadas víctimas de la violencia de género en lo que va de año, en España, de las que 12 se han producido en Andalucia, según el último balance del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. 

Pues bien, este año esa declaración institucional no ha podido llevarse a cabo en  los parlamentos y en los ayuntamientos donde tiene presencia VOX, el partido que hace posible el Gobierno de Andalucía con PP y Ciudadanos y que está aportando su manera antigua de entender la sociedad. Su forma de ver la vida bajo el prisma de la homofobia, el racismo y la misoginia que les hace negar, entre otras cosas,  lo que es tan evidente: que el número de mujeres muertas, a manos de sus parejas y exparejas es absolutamente vergonzoso e indignante. Pero este año,  a Andalucia le cabe el “honor” de formar parte de esas comunidades que no han honrado a las mujeres maltratadas y asesinadas por sus parejas (Madrid y Murcia tampoco),  porque la presencia de VOX lo ha impedido.

Pues bien, viendo como el ayuntamiento de Guadix, la concejalía responsable de esto, ha ido “descafeinando”,  poco a poco, el contenido del acto de recuerdo a estas mujeres que se realiza en Guadix, todos los 25 de cada mes, alguien que no fuese de aquí podría pensar que Vox tiene presencia en el Ayuntamiento de Guadix, pero no. Vox no tiene presencia aquí, pero extrañamente es una mujer, la Concejala de Políticas de Igualdad (el sarcasmo es que sea una mujer la que lo hace) la que comenzó por vaciar de contenido el acto que habitualmente se celebra todos los días 25 de cada mes,  a las puertas del Ayuntamiento, donde se  portaban pancartas contra el maltrato y se producían intervenciones de representantes de colectivos de mujeres que expresaban su apoyo y recuerdo hacia las victimas. Ya no, esos actos ya no se celebran, tal y como se hacia antes, porque por decisión de la señora concejala se han visto limitados a un minuto de silencio, sin intervenciones. Pero la “prueba del algodón” de su aparente insensibilidad e incomprensible actitud, hacia el reconocimiento de las mujeres maltratadas y asesinadas por sus parejas, ha tenido lugar con la conmemoración, el pasado lunes, del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer 2019.

            Como todos los años se aprobaba la lectura de un manifiesto apoyado por todos los partidos políticos con representación en el Ayuntamiento, pero el acto se celebró sin la lectura del texto aprobado, por unanimidad, saltándose a la torera una decisión de todos los partidos con representación en el consistorio accitano, y con la presencia y la intervención, al final, de representantes de mujeres, porque forzaron que así fuera ante el ninguneo al que habían estado sometidas por quienes organizaron el acto. 

Sí, las mujeres tuvieron que presionar para que les permitieran presencia y  protagonismo, en dicho acto, ya que se había impedido que realizasen un consejo de la mujer previo a la celebración del día 25. Consejo que se desarrollaba todos los años, una semana antes del acontecimiento, donde se decidía la participación de algunas de ellas en el mencionado acto y que este año se ha evitado con el único objetivo, al parecer, de evitar la participación de los colectivos de mujeres en el mismo.

Dicen que se celebrara a posteriori. Pero esto no tiene sentido, y no hay nadie mínimamente lucido que no piense que todo estuvo encaminado a restar presencia a quienes deben ser las verdaderas protagonistas.

Sinceramente, nos hacemos muchas preguntas sobre los motivos que pueden llevar a una mujer a obrar así: difícil encontrar respuestas, porque si lo de Vox es incomprensible, lo de esta concejala es de traca. 

Deja un comentario