Por Pity Alarcón                                                       

De nuevo con ustedes, después del largo verano, porque, a veces,  un tiempo de descanso, de los que escribimos y los que nos leen, es necesario: el inicio de una nueva etapa es como el comienzo de algo nuevo. Lo que ocurre es que es difícil encontrar ese algo nuevo que pretendemos porque, al regreso, todo parece encontrarse en el mismo lugar donde lo dejamos en Julio, así es que continuamos tratando de las mismas cosas: el Gobierno sigue sin formarse, las declaraciones de unos y otros parecen oler a naftalina, de lo viejas que parecen, y algunos y algunas consiguen sorprendernos con según que tontuna o exceso verbal,  como es el caso de la noble portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, acusando a sus compañeros de partido, en Euskadi, de ser tibios con el nacionalismo (una recién llegada a ese partido debería de tener más respeto hacia unos compañeros que en un momento vivieron amenazados por ETA), o de un declarado republicano, Pablo Iglesias, que siempre ha mostrado su desprecio hacia la monarquía, en sus exposiciones  y en su forma irrespetuosa de vestir en sus visitas al Rey,  y que pretendía la intermediación del Jefe del Estado para que abogara por un Gobierno entre PSOE y Podemos, algo que sería inconstitucional.

Pero los despropósitos no se producen solamente en el ámbito nacional. Aquí en Guadix, también tenemos el esperpento del desmantelamiento del gabinete de comunicación del consistorio para contratar a Antonio Pérez, con el rimbombante título de coordinador de Protocolo, Relaciones Institucionales y Participación Ciudadana. Alguien que adolece de cualquier titulación que le habilite para tal puesto  y cuyo único mérito, en un ejercicio vergonzoso de nepotismo, por parte del ayuntamiento de Guadix, es ser hermano de la primera teniente alcalde,  del Partido Popular. 

Durante 17 años fui directora de centros de RNE y TVE. En todos ellos tuve que nombrar puestos de responsabilidad, puestos de confianza, pero jamás se me ocurrió (tampoco hubiese podido hacerlo) proponer para esos puestos a gente que no estuviese titulada para los mismos. Imposible, porque se supone que nadie puede ser Jefe de Informativos si no es periodista o, pongamos por caso, encargado de protocolo si no está titulado en la materia (ausencia de conocimientos que ya observamos en la primera foto que publicaron del alcalde con unos bomberos, donde era perceptible la ignorancia supina que del protocolo tiene el personaje contratado,  ante la disposición en la foto de los protagonistas de la misma).  Al parecer, y por desgracia, este atropello a las formas  es costumbre en algunos políticos por ese mantra de  “gente de confianza” al contratar a indocumentados, pero si esto es así ya es hora de denunciarlo. Nadie debería poder saltarse las normas a la torera y si se las saltan han de pagar por ello como ha ocurrido en el ayuntamiento de Móstoles donde la alcaldesa del PSOE, Noelia Posse,  nombró a su hermana coordinadora de mensajes y redes sociales del Consistorio, un cargo de confianza que por lo menos contaba con la adecuada titulación de la contratada porque su hermana es licenciada en Publicidad y RRPP y su curriculum refleja nueve años como responsable de marketing y comunicación trabajando con redes sociales, sponsoring y elaboración de textos web. Es decir, su curriculum nos habla de una persona perfectamente preparada para el cargo, pero al final la alcaldesa de Móstoles, como no podía ser de otra manera, y  ante el escándalo que se formó en su ciudad, ha tenido que cesarla porque “la mujer del Cesar no solamente ha de ser honrada; sino también  parecerlo”.

Pero aquí no, los accitanos, al parecer, tenemos muchas tragaderas y el alcalde del PP, Jesús Lorente, que debería haber tomado cartas en el asunto, está haciendo oídos sordos a los muchos comunicados de las asociaciones profesionales de la prensa y en un ejercicio de ceguera difícil de calificar (debería preguntarse si esta dejadez no le puede pasar factura) continua manteniendo al hermano de la concejala en un puesto para el que se necesitarían otros conocimientos distintos a los de haber burlado a los fundadores de Wadi-As (hoy los responsables de ACCITANIA) para apropiarse de  la cabecera de la publicación.

Deja un comentario