El Ayuntamiento de Purullena ha afrontado el pago de diez sentencias firmes, pendientes de abono desde 2012 a 2017, cuya cuantía total supera los 848.000 euros, y que coinciden con el periodo de mandato de los anteriores gobiernos locales.

Una operación que ha sido posible gracias a la concesión de un crédito ICO del Gobierno de España, enmarcado en el Fondo de Impulso Económico, por el mismo valor al que asciende el montante de todas las sentencias –de distinta índole–, y cuyos intereses habrá que devolver durante los próximos años.

Se ha anunciado que el consistorio va a solicitar otro crédito ICO, dentro del Fondo de Ordenación previsto para 2021, con objeto de pagar la cuantía de otras tres sentencias pendientes y los intereses generados por las anteriores ya pagadas.

Para hacer posible este trámite, previamente, se ha llevado a cabo la liquidación de las cuentas municipales de los últimos años. Una labor que también estaba pendiente desde 2014.

Así, ha adelantado que se están llevando a cabo gestiones que van en esa línea y que tendrán como objetivo, la prestación de servicios públicos básicos de competencia municipal y el pago a proveedores y se muestra satisfecho de que las arcas locales hayan experimentado una mejoría en el primer año del presente mandato. 

Deja una respuesta