La concejalía de Salud traslada las recomendaciones que ha elaborado la Sociedad para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) con objeto de evitar el posible incremento de peso durante el periodo de confinamiento en el estado de alarma. Entre las principales recomendaciones se encuentran:

Planificar los menús permitirá que sean nutricionalmente saludables y evitar compras compulsivas, que deberán ser variados y en raciones pequeñas ya que el gasto calórico no será excesivo durante el confinamiento.

Consumir al menos dos raciones de verduras y hortalizas cada día, bien como plato principal o como guarnición, bien frescas o utilizar la opción de congelado para evitar salir frecuentemente a la calle.

El consumo de carne roja debe limitarse a una vez por semana por lo que el pescado y las carnes blancas son las mejores opciones. 

Hay que optar por la fruta ya que hay fruta de temporada que aguanta periodos de almacenamiento relativamente largos como la naranja, las mandarinas, las manzanas o las peras.

Las legumbres el consumo de legumbres pueden ingerirse al menos tres veces por semana como plato principal o acompañamiento.

El agua como bebida prioritaria para mantener un buen estado de hidratación.

Utilizar métodos de cocción saludables como plancha, vapor, hervido, horno, con aceite de oliva extra virgen como grasa principal.

Incluir al menos una hora de actividad física en familia cada día, adaptando los ejercicios, repeticiones, velocidad y descansos a las posibilidades de cada persona. Se puede contemplar la opción de gimnasia para la familia poniendo vídeos; hacer ejercicios de fuerza con pesas o utilizando el propio peso corporal, bailar, o, si se dispone de ello, utilizar la bicicleta estática, la cinta de correr.

Deja una respuesta