José Entrena Ávila ha tomado posesión hoy como presidente de la Diputación de Granada en un acto solemne celebrado en el salón de plenos de la sede provincial.

En total, 27 diputados y diputadas de 6 grupos políticos que representan a municipios de 6 partidos judiciales (Granada, Órgiva, Motril, Baza, Guadix y Loja) han prometido o jurado sus cargos para constituir la Corporación Provincial.

En la votación, Entrena ha recibido el apoyo de 18 de los 27 diputados y diputadas de la Corporación. Además de los 14 del PSOE, ha recibido los 2 votos de Ciudadanos, y los  de Izquierda Unida y Adelante Granada. El candidato del Partido Popular, José Robles, ha contado con el respaldo de 8 diputados y la de Vox, con un único voto.  

Tras las intervenciones de los portavoces de todos los grupos, el presidente ha tomado la palabra para dirigirse al público, entre el que se encontraban numerosas autoridades de la provincia, alcaldes y alcaldesas y miembros de la sociedad granadina. En su discurso de investidura, el presidente se ha referido a la despoblación como “una de las grandes amenazas” que afectan a la provincia de Granada. En este sentido, ha propuesto un Pacto Provincial contra la Despoblación y un Plan que incluya medidas concretas contra una situación que “puede acabar con pueblos cerrados y en venta”. 

En cualquier caso, las medidas que se pongan en marcha, ha puntualizado, deben estar coordinadas con el Plan Director contra la Despoblación que ha anunciado recientemente el Gobierno de España porque, según ha recordado, se trata de un fenómeno de carácter nacional.

El presidente ha tendido la mano a todos los grupos políticos “para que el diálogo siga siendo protegonista” en este mandato y ha anunciado que gobernará “como si no hubiera una mayoría absoluta”.

Entrena ha afirmado ser consciente de que “el panorama actual, en el que parece haberse impuesto la discordia, la crispación, la mezquindad, los vetos y los dogmas, requiere un esfuerzo excepcional de entendimiento”. “Creo firmemente en el potencial transformador de la política, en su capacidad para mejorar la vida de la gente y de los territorios”, ha asegurado.

El presidente ha hecho un rápido balance de cuatro años de gestión “en minoría”: un gobierno “precario en la teoría y sólido en la práctica”. “Hemos recuperado el protagonismo de la Diputación como institución representativa de la provincia. Y por encima de todo, hemos defendido los intereses de Granada”. Y ha puesto como ejemplo la Línea 400, la conexión por ferrocarril, el fin de la exclusión financiera, los nuevos vuelos, el acelerador de partículas y la llegada del legado de Lorca.

Plan de actuación

Entre las medidas que se van a poner en marcha en este mandato que comienza está la de modificar el Reglamento de los Planes Provinciales de Obras y Servicios para aumentar el plazo de ejecución de las actuaciones a cuatro años.  El objetivo es agilizar trámites y pagos.

También se ha referido a la creación de un Servicio de Planificación de Inversiones que ayude a gestionar las convocatorias de las distintas Administraciones para los ayuntamientos y que oriente a alcaldesas y alcaldes en lo referente a convocatorias, ejecución y pago de obras.

Igualmente, el presidente ha propuesto incentivar el tejido productivo local y provincial, favoreciendo a las empresas con escaso margen de subcontratación, poner en marcha el Plan de Empleo III, con un presupuesto de 12 millones y ejecutar los 31 millones de los fondos europeos (EDUSI) para construir un área metropolitana más limpia y sostenible. 

Entrena ha insistido en que las diputaciones no solo son necesarias sino que deben ser protagonistas en la España de hoy y ha agradecido la aportación de los trabajadores y trabajadoras de Diputación “que  son grandes profesionales y desempeñan su trabajo eficientemente”.

Deja una respuesta