Esta mañana tenía lugar la presentación por parte de Eduardo Jiménez, Miguel Pedraza y Toñi Perez en representación de Gana Guadix de una moción que tiene previsto presentar ante el pleno ordinario de noviembre por parte de esta formación política local-

Se ha desgranado una serie de argumentos por parte de Eduardo Jiménez y Miguel Pedraza que han contado ademas para la ocasión con el testimonio directo y afectivo de Toñi Pérez la enfermera que ha estado a cargo del centro de salud de las Cuevas practicante durante los últimos veinte años.

De su boca hemos conocido las demandas mas perentorias y urgentes que tiene la situación actual planteadas en un barrio como el de las Cuevas en Guadix que no obstante es extensible a toda la ciudad y la zona básica de atención primaria que lo engloba.

En esencia se trata de demandar con urgencia la creación de un nuevo centro de salud descentralizado y desligado del actual Hospital de alta resolución precisamente para poder cumplir con las competencias básica que tiene asignada la Atención Primaria a los usuarios del sistema publico de salud de Andalucía.

Transcribimos aquí íntegramente para que se conozca en su totalidad la propuesta de moción que este grupo político local llevará al pleno ya comentado de noviembre.

Moción para la mejora de la atención primaria en la zona básica de Guadix 

La situación pandémica que estamos viviendo en nuestro país alcanza casi el año y que previsiblemente superará este plazo ha puesto de manifiesto, en el contexto de un sistema de Salud que se pretende universal, igualitario y de calidad, la presencia de importantes “agujeros” o déficits en su capacidad de hacer frente a situaciones de emergencia colectiva como la que vivimos, y hacerlo de una manera equitativa, adecuada, proporcionada y con las mejores garantías para el conjunto de la población, atendiendo al concepto integral de Salud definido ya hace tiempo por la Organización Mundial de la Salud. 

Un sistema de salud, que ha priorizado la actuación sobre el individuo frente al conjunto social, el hospitalocentrismo frente a la Atención Primaria de Salud, y la medicina asistencialista y generadora de dependencia frente a la Promoción de la salud personal y grupal, la Prevención como estrategia de actuación y la Salud pública como herramienta de bienestar social, se ha mostrado claramente incapaz de dar respuesta a una situación como la que vivimos, como muestran tozudamente los datos conocidos, en los que se pone de manifiesto estos déficits, incluso en comparación con los países de nuestro entorno. La promesa de nuestros gobernantes: “nadie se va a quedar atrás”, “de esta saldremos todos juntos” no es creíble a la luz de las situaciones, realidades y hechos, que se publican a diario relativos a la mayoría de los grupos sociales. 

Estos han desaprovechado la pausa que nos dio la pandemia, fruto del resultado del trabajo conjunto, de medidas políticas y comportamiento ciudadano, para dotarnos de instrumentos legislativos, de dotación de recursos de salud pública (epidemiólogos, rastreadores, agentes de salud)y de acción política que nos permitieran hacer frente a lo que muchos ya anunciaban como “ segunda ola de la pandemia”, ignorando y desvalorando la aportación colectiva y olvidándose de implicar a la ciudadanía en las soluciones. Esta, huérfana de propuestas claras frente al ruido informativo, y confiada en los primeros resultados (aunque fueron desastrosos) ha ido perdiendo motivación para asumir sus responsabilidades colectivas, surgiendo brotes del más exacerbado individualismo muchas veces con la tolerancia de los responsables públicos. 

Nuevamente la acción pública, ante esta “segunda ola” ha vuelto a priorizar la acción individual y centrada en la atención hospitalaria (mientras se crean Ucis, se proyectan hospitales,…, sigue sin haber un equipo suficiente de rastreadores comunitarios, sin fortalecer la Atención Primaria) y sin implicar a la ciudadanía en el cuidado de su salud y la de los demás. 

Parece evidente que esta estrategia aborda el problema en el último frente posible, en vez de ir trabajando en cada uno de los niveles asistenciales y de forma preventiva, lo cual no solo creemos menos eficaz, sino además, más costoso para la comunidad, y ello con unos resultados poco alentadores, por no decir decepcionantes, para un sistema que se pensaba altamente eficiente, pero que se ha demostrado incapaz de hacerle frente en nuestro país por múltiples razones y de las que señalamos al menos tres: 

1.- Descapitalización de recursos materiales y de inversiones que garantizaran e incrementaran los logros en salud conseguidos. 

2.- Perdida de recursos humanos, fundamentales en la atención sanitaria, dedicándonos a la formación y posterior exportación de profesionales a otros países. 

3.- Una pésima planificación de las inversiones , dirigidas a lo efectista y publicitable en los medios de comunicación, haciendo de la Atención Primaria ( en riesgo de muerte), la Salud Pública ( casi desmantelada), herramientas sin recursos para trabajar en la promoción y prevención de la salud. 

Y todo ello en un sistema público de Salud que contiene en su interior 17 servicios públicos de salud, sin instrumentos claros y eficientes de coordinación. 

Ante esta situación desde la Asamblea ciudadana Gana Guadix pensamos que se hace imprescindible y urgente el cambio radical de rumbo de la política sanitaria con unos objetivos claramente definidos: 

1.- Recuperación de una política decidida de Salud Pública aplicado y mejorando la actual Ley que armonice criterios de equidad en todos los territorios del estado. 

2.- Recuperación del papel de la Atención Primaria en la cadena asistencial, en especial en su vertiente de Promoción y Prevención de la salud individual y comunitaria. 

3.- Implicación de la ciudadanía en la gestión de la salud, haciendo de ello un compromiso colectivo y ofreciendo cauces de participación grupal que la empodere en el autocuidado y la toma de decisiones comunitarias. 

4.- Creación de órganos de gestión colectivos con el apoyo profesional necesario, para la implementación de medidas preventivas y de promoción por encima de intereses económicos, particulares y partidarios que atiendan a la realidad sociosanitaria del país. 

5.- Revalorización de las profesiones sanitarias, reconocimiento profesional y económico (carrera profesional, salarios, formación,…), oferta laboral digna y similar a la de nuestro entorno europeo. 

6.- Recuperar la inversión en sanidad que nunca debió perderse. Asignación
de recursos económicos, humanos y materiales potenciando los servicios
públicos en función de las necesidades adaptadas a cada circunstancia y contexto, con especial énfasis en los grupos vulnerables y con un enfoque para reducir las inequidades 

en salud. 

7.- Identificar y reconocer las redes comunitarias que deben participar en el diseño e implementación de acciones en cada territorio, así como asignar recursos y herramientas que faciliten los procesos que lo permitan. 

En nuestra comarca, es decir, en nuestra zona básica de Salud, junto a la realidad, este nuevo contexto epidemiológico ha puesto de manifiesto si cabe aún más las dificultades que presenta la organización asistencial de una zona mixta con numerosos consultorios locales o sectoriales y la ubicación del centro de salud, ubicado en un extremo de la ciudad y dentro de un recinto hospitalario, sin la suficiente autonomía y además, con un modelo de gestión y un ente gestor diferente ( Empresa pública del Poniente Almeriense). Además existen a día de hoy servicios de la atención Primaria dispersos en diferentes ubicaciones como Odontología y algunos que se “confunden con los hospitalarios” como es Fisioterapia, imposible de gestionar directamente. Esto ha generado importantes dificultades y asimetrías asistenciales en la prestación de servicios: Consultorios cerrados o atendidos parcialmente, duplicidad de medidas de control, imposibilidad de marcar criterios propios ante la pandemia… Todo ello unido a la escasez de personal para cubrir vacantes, la más que discutible política de personal del SAS y a la resolución del traslado de profesionales hace prácticamente IMPOSIBLE prestar una atención de calidad a la ciudadanía. Por otro lado el HARE de Guadix se encuentra con déficits de espacios para el desarrollo y ampliación de su cartera de servicios que está en condiciones de ampliar y que choca con la escasez de espacios para su desarrollo, ocupados estos por el Centro de Salud. 

El Ayuntamiento de Guadix, como cabecera comarcal, gestor y beneficiario del potencial comarcal y por ende con responsabilidad en el cuidado de salud de ella, no puede quedar al margen de esta realidad. Es por ello que la Asamblea ciudadana Gana Guadix propone al Pleno para su aprobación los siguientes puntos de acuerdo: 

1.- EL Ayuntamiento de Guadix es sensible a las dificultades en el control de esta pandemia y al esfuerzo que trabajadores de la salud y ciudadanía hacen para superar esta situación. Reivindica por tanto la asignación de recursos económicos, humanos y materiales potenciando los servicios públicos en función de las necesidades adaptadas a cada circunstancia y contexto, con especial énfasis en los grupos vulnerables y con un enfoque para reducir las inequidades en salud. 

2.- La corporación local cree imprescindible en el actual contexto epidémico Revertir la tendencia hospitalocentrista en la asignación de presupuestos y aumentar la inversión finalista destinada a Atención Primaria adaptando la asignación de recursos humanos, materiales y económicos en función de las necesidades y la complejidad de cada territorio, haciendo posible los cambios estructurales y organizativos que permitan a los centros de salud volver a poner el foco en las comunidades. 

3.- En esta línea solicita a los gestores del área sanitaria Nordeste un análisis en profundidad de la organización asistencial de la Atención Primaria en la comarca de Guadix en búsqueda de un mayor protagonismo de la misma y una mejor prestación de servicios, con ubicaciones del Centro de salud más accesibles a todas y todos (niños y ancianos), gestionado con independencia de la política hospitalaria priorizando la prevención/promoción de la salud y la salud pública, y una ordenación de los trabajadores más funcional, valorando incluso la creación de dos Unidades de Gestión Clínica en la comarca. 

4.- Cambiar el discurso a la ciudadanía en la situación actual de pandemia, ofreciendo información y pedagogía, sin culpabilizar pero si responsabilizarla de su salud ofertando cauces de participación y colaboración. Retomar de forma efectiva los consejos de salud como espacios comunitarios de especial relevancia en la vida comunitaria y la salud. 

5.- Solicitamos a las administraciones competentes dotar de los recursos económicos, humanos y tecnológicos suficientes para que puedan existir espacios de trabajo y cooperación efectivos entre los servicios de salud pública, los ayuntamientos y atención primaria dándole contenidos reales de participación a la red RELAS como elemento de participación y cogestión. 

6.- Solicitar que el presupuesto de 2021 de la Consejería de Salud y Familia de la Junta de Andalucía se incluya una partida presupuestaria para la construcción/adecuación de un nuevo Centro de Salud que albergue la Unidad de Gestión Clínica de Guadix (Guadix, Valle del Zalabí, Gor, Gorafe, Cogollos y Albuñán), servicio de valoración, estándares de prevención y tratamiento de secuelas Covid19, servicios de Fisioterapia, Odontología, Prevención y promoción de la salud y salud pública. 

Se presentó la mo7.- Dar traslado a la consejería de Salud y familia de la Junta de Andalucía y al conjunto de Ayuntamientos afectados por la propuesta para su adhesión. 

Deja una respuesta