El obispo de Guadix, Francisco Jesús Orozco, ha emitido un decreto  publicado el 15 de abril por el que se suspenden los bautismos, las primeras comuniones, los matrimonios y las confirmaciones hasta que pase la alerta sanitaria y las autoridades permitan que pueda haber libre circulación y reunión de personas. En la actualidad, no se permite salir de casa y no puede haber celebraciones con fieles, por lo que habrá que esperar a que todo esto pase para que los sacramentos programados para estas fechas se puedan realizar.

Una vez restablecida la normalidad, los párrocos deberán facilitar, en diálogo con las familias, la mejor fecha para la administración de dichos sacramentos. Para las Primeras Comuniones y las Confirmaciones se establece que se celebren antes del 22 de noviembre próximo. Las bodas, sin embargo, podrán celebrarse también en Adviento, más allá del 22 de noviembre. Y como los documentos de los expedientes matrimoniales tienen fecha de caducidad, se prorroga indefinidamente la validez de los mismos, mientras dure el estado de alarma.

En el decreto se pide a los párrocos que faciliten los procesos de formación para estos sacramentos de manera telemática u otros procesos, de manera que se “posibilite la formación catequética en la Iglesia doméstica”.

Antonio Gómez

Deja una respuesta