La Dirección General de Tráfico inicia una campaña de vigilancia y control de transporte escolar y de menores en carreteras andaluzas que se prolongará hasta el próximo 4 de diciembre, con el objetivo de comprobar que los vehículos dedicados a este tipo de transporte cumplen la normativa establecida.

La preocupación de la DGT para que el transporte de menores se realice de forma segura lleva a los agentes a realizar permanentemente controles en este tipo de vehículos, en los que además cuentan con la colaboración de policías locales de numerosos ayuntamientos en las vías urbanas de su competencia.

Durante la campaña se vigilará especialmente que las autorizaciones y documentos que deben tener dichos vehículos sean los correctos para la prestación del servicio, así como verificar que las condiciones técnicas y elementos de seguridad del vehículo sean los que exige la normativa. También se tendrá en cuenta si se cumplen los requisitos especiales del propio conductor, como lo son el permiso de conducción o los tiempos de conducción y descanso.

El pasado mes de febrero se desarrolló una campaña similar en Andalucía en la que fueron controlados 516 vehículos, de los que 288 vehículos (55,8% del total) fueron denunciados por diferentes infracciones. En esta campaña, cabe destacar que ningún conductor dio positivo ni en la prueba de alcoholemia ni en la de drogas, así como que no se produjo ninguna denuncia por exceso de velocidad.

En cuanto a los motivos de las denuncias, las irregularidades administrativas fueron las que mayor número de denuncias generaron, en asuntos como no disponer de la autorización especial para realizar transporte escolar (207 vehículos, el 45,3% del total de vehículos controlados). No tener suscrito un seguro de responsabilidad ilimitado, como exige la ley, dio lugar a 101 denuncias (22,1%). 

Asimismo, destacó además que 24 de los vehículos controlados, el 5,2% no llevaba la señal de transporte escolar (V-10), obligatoria cuando se realiza este tipo de transporte.

Deja una respuesta