Por Leovigildo Gómez Amezcua.

La Campaña contra el Hambre, que organiza cada año Manos Unidas, y que se inició el pasado día 26 de enero en nuestra ciudad, terminará este fin de semana con las siguientes actividades:

El viernes, día 10, se celebra la Jornada del Ayuno Voluntario, que tendrá un acto especial en la Parroquia de  Santa Ana, a las 7 y media de la tarde: Una “Cena del Hambre”, consistente en tomar algún producto de poco valor y depositar en una hucha el dinero equivalente al precio de una comida normal. Pueden participar en ella cuantas personas quieran.

El sábado, día 11 por la mañana,  estará dedicado a sensibilizar a la población  mediante información sobre los objetivos de esta Campaña y los proyectos de desarrollo en la India, que nuestra diócesis ha adoptado. Y, finalmente, en las misas de la tarde y en las del domingo, día 12, se hará una colecta oficial para financiar dichos proyectos. Los proyectos son dos: Construcción de 200 servicios higiénicos para Familias rurales en Khanapur, y Ampliación de una Escuela primaria  en Beltoli. La ayuda que Manos Uidas se ha comprometido a entregar para ambos proyectos asciende a la cantidad de    44.458 euros.

En cuanto al lema de esta Campaña (la número 58 de las realizadas) es llamativo:

“El Mundo no necesita de más alimentos, necesita más gente comprometida”. Y lo explica con palabras de la FAO: A pesar de que se produce lo suficiente para alimentar a casi el doble de la población mundial, todavía sigue habiendo 800 millones de personas que no pueden comer. La razón principal, además de la desigual distribución de estos productos, es que (según el citado organismo de Naciones Unidas) cada año se tiran a la basura 1.300 millones toneladas de productos alimenticios; o sea, un tercio de los existentes. Son datos que hablan por sí solos y golpean nuestra conciencia. Ante esta realidad no podemos permanecer indiferentes.

 

Deja una respuesta