Un ejemplo palpable de conciencia ciudadana

Asi es, así somos, así nos comportamos. 

De pura vergüenza ajena, la que da contemplar estos desechos, de restos de escombros de obra, plantados, arrojados sin ningún escrúpulo  y con premeditación y ensañamiento, vamos; con recochineo. 

Que ahí existe un cartel en el que se especifica qué está prohibido arrojar basuras y escombros: pues ale. Ahí voy, a arrojarlo justo donde mas duele. Es que yo soy así. 

Y no quiere ello decir, que ahí quede la cosa. Los escombros llevan mas de un día en el lugar y que sepamos, ni la policía local ha dado parte del mismo, ni la concejalía de mantenimiento ha realizado supuestamente las tareas oportunas de eliminación de los residuos, ni la empresa de limpieza ha hecho lo posible por que desaparezcan lo más pronto posible de la vista y el ejemplo a los escolares que transitan por la zona camino de su cole. Una lección de responsabilidad, con el ejemplo como protagonista. 

Por si no estaba claro.

Deja una respuesta