En total fueron 16 los proyectos presentados en torno a la Alcazaba de Guadix, de los cuales el jurado del concurso de arquitectura Driehaus, convocado por el Ministerio de Fomento, eligió inicialmente 6 ó 7 para una valoración más detallada. No obstante, finalmente ha estimado que ninguno de ellos reunía la calidad suficiente para un premio de tal entidad, que exige una mayor innovación de las propuestas, por lo que finalmente ha acordado dejarlo desierto. 

Es decir, han preferido dejarlo desierto a entregarlo a un proyecto que no respondiera a las expectativas de un entorno tan especial como la Alcazaba de Guadix y las calles que la circundan. No obstante, el Director General de Arquitectura y Vivienda se ha puesto en contacto con la alcaldesa accitana, Inmaculada Olea Laguna, para confirmarle que Guadix forma ya parte de la siguiente edición, de manera que no tendrá que presentarse para optar de nuevo a la primera fase del concurso y que, directamente, podrá recibir nuevas propuestas de arquitectos y estudios de arquitecturas en la segunda fase. 

Lo que ha sucedido en esta edición del concurso de arquitectura con Guadix se había dado previamente en una edición anterior en la localidad de Jaca. Pero eso no puede considerarse un fracaso sino una garantía de la calidad de este premio, dispuesto a distinguir solo aquellos proyectos que reúnan la calidad y la excelencia requeridas.

Deja una respuesta