Este lunes el portavoz de Gana Guadix Eduardo Jiménez quiso aclarar la situación por la que pasa el Ayuntamiento de Guadix por la ausencia de presupuestos del 2017, y cual ha sido la postura de su grupo en el proceso negociador que el equipo de gobierno ha llevado a cabo y que lamentablemente no ha conseguido el acuerdo para la aprobación de los presupuestos municipales.

Según explicó  Jimenez, en julio de 2016 Gana Guadix puso sobre la mesa la propuesta de realizar un proceso de presupuestos participativos, donde los vecinos y vecinas pudieran expresar cual era su criterio a la hora de invertir los recursos públicos, proponiendo cauces de participación y criterios en colaboración con los trabajadores del ayuntamiento, a la vez que “pusimos de manifiesto nuestra decepción por la no ejecución de lo acordado en los presupuestos para 2016”.

Tras esa pimera toma de contacto “no se nos comvocó a otra reunión de trabajo hasta comenzado 2017, donde se puso sobre la mesa un borrador que  no cumplía las expectativas de nuestra asamblea, pero que entramos a negociar y donde se incorporaron algunas de nuestras propuestas como las de otros grupos políticos”.

La asamblea ciudadana consideró que no podía aprobar unos presupuestos donde se incluían propuestas positivas pero en los que no habia garantía de su ejecución, por lo que se ofreció al equipo de gobierno la abstención, con el objetivo de no paralizar a la ciudad y no bloquear la capacidad inversoara del Ayuntamiento. Como no se producían avances en la negociación, Gana Guadix buscó nuevas maneras de avanzar y mejorar las políticas municipales, en áreas donde se pensaba que había deficit como, servicios sociales y patrimonio.

En el mes de julio de este año “ofrecimos nuestro apoyo a los presupuestos, a pesar de que no nos gustaban, si se priorizaban acciones en servicios sociales, empleo y patrimonio, y nos ofrecimos a participar en la gestión de gobierno, asumiendo las ventajas e incovenientes que esta decisión conlleva”, recogiendo la oferta hecha en multiples ocasiones por el equipo de gobierno ante la demanda de apoyo y todo ello incluso disminuyendo el gasto en gestión, manifiesta Eduardo Jiménez.

 No ha habido nuevas inicitaivas de contactos  hasta fianles de septiembre, sin avances en la respuestas  y ahora en octubre, cuando ya es practicamente inviable la ejecución presupuestaria se nos popone un apoyo con compromiso diferido a posibilidades futuras, que logicamente no se ha podido llevar a cabo.

Es triste que, inversiones previstas, discutibles si se quiere, no hayan podido realizarse, intentando “in extremis” salvar las subvenciones a asociaciones y entidades locales.

No entramos a valorar la acción de los partidos, pero mucho nos tememos que estos, todos, tengan demasiado peso político en nuestro ayuntamiento, tanto en la capacidad de decisión del equipo de gobierno como en la “obligatoriedad” de negarse a una decisión tan importante del principal partido de la oposición: la política de siempre y…. así nos va, ha finalizado.

Deja un comentario