Por Leovigildo Gómez Amezcua

En la rampa derecha de acceso a la Catedral, subiendo desde la Plaza de las Américas a la calle Pintor González de la Serna, antes de llegar al paso de cebra, hay un trozo de acera, de  unos siete metros de longitud, que se encuentra en muy mal estado. Me consta que algunas personas han tropezado allí y se han caído, aunque sin consecuencias graves. Para mí lo más misterioso de esllo es que tal situación viene prolongándose desde bastantes años atrás sin que ninguno de los responsables municipales, que se han turnado en el Ayuntamiento, le haya prestado atención.

Puede que este caso sea solamente uno de los muchos de esta índole que hay en nuestras calles. Pero se trata de un sitio de bastante tránsito y situado en un lugar muy céntrico. Por ello pienso que su reparación es urgente y, a la vez, considero que no será muy costosa, dadas sus dimensiones.

Por ello, me permito rogar al Sr. Concejal al que corresponda esta misión, que estudie el caso y lo solucione cuanto antes. No creo que  por esto se vaya a desequilibrar el presupuesto municipal de urbanismo.

 

Deja una respuesta