Por Manuel Huete.

Es un caldo mineral muy útil para controlar enfermedades ocasionadas por hongos en  los cultivos. También controla plagas en hortalizas y aporta nutrientes para el  crecimiento, floración y fructificación de las plantas.

El caldo sulfocálcico es considerado una de las herramientas más útiles dentro de las  denominadas buenas prácticas agrícolas.

Para elaborar 200 litros de caldo sulfocálcico que rinde para tratar 10 ha. De cultivo se  requieren los siguientes materiales:

  1. 20 Kg de azufre en polvo.
  2. 10 Kg. de cal viva en polvo (Hidróxido de calcio).
  3. 200 litros de agua limpia.
  4. Una olla metálica de 200 litros (Se puede usar un tambor metálico).  5. Un buen fogón de leña.

Preparación:

  1. Coloque la olla metálica con el agua sobre el fogón de leña.
  2. Cuando hierva agregue el azufre y la cal.
  3. Revuelva constantemente durante dos horas hasta que la mezcla se vuelva color vino tinto o color ladrillo, en ese momento el caldo está listo.
  4. Complete el agua evaporada hasta reponer los 200 litros.
  5. Algunas personas adicionan las cenizas del fogón al caldo cuando está frío lo cual  mejora las propiedades del caldo principalmente en su valor nutricional y de protección de cultivos.

Utilización

a- Diluya medio litro del caldo sulfocálcico en 20 litros de agua para el control de plagas en hortalizas (trips, mosca blanca, ácaros).

b- Diluya 2 litros del caldo sulfocálcico en 20 litros de agua para el control de áfidos, araña roja y enfermedades fungosas causadas por el hongo Phythophthora en frutales.

c- Diluya tres cuartos del caldo sulfocálcico en 20 litros de agua como fertilizante foliar,  aporta azufre y calcio al cultivo, si se le añadió las cenizas al caldo sulfocálcico aporta  adicionalmente potasio y silicio.

Ventajas:

  1. Obtención de cosechas muy sanas por disminución en el uso y frecuencia de agrotóxicos.
  2. Disminuye el riesgo de intoxicación. Estos materiales no son tóxicos para la salud  humana ni de los animales de corral.
  3. Disminuye costos de producción. El valor del caldo sulfocálcico genera pocos gastos comparados con los pesticidas, principalmente si es elaborado por el propio agricultor.  4. Mejora el ecosistema, por ser un producto natural y siempre mantendrá un equilibrio  ecológico.

Recomendaciones:

  1. No debe fumigarse leguminosas cuando estén en estado de floración.
  2. No debe aplicarse el caldo sulfocálcico a las plantas de la familia de las Cucurbitaceas (Calabacín, pepino, melón, o sandía).

Para una mayor optimización del producto es recomendable seguir también estas indicaciones:

20 kg azufre micronizado 98.5%.

5 kg hidroxido calcio.(cal viva disminuye proporcion)

Opcional; 5 kg ceniza tamizada o harina de roca o algas diatomeas(en roca fosil).

100 l agua.

5% frutales. Entre 0.1 y 0.5 hortaliza. Siempre hacer prueba.

Es conveniente hacer una prueba previa. Cucurbitaceas 0.1%

 

Ojo! A considerar como fitofortificante a pesar de que tenga carácter biocida. .

 

Deja un comentario