El colegio Padre Poveda de Guadix ha sido una de las instituciones que ha contribuido decisivamente a ayudar a los colectivos más vulnerables durante en estos tres meses de confinamiento, ofreciendo comidas diarias a más de cien niños, llevándoselas a sus propios hogares. Para ello ha sido necesaria la colaboración de diferentes personas e instituciones que han hecho que esta atención fuese una realidad.

Este lunes por la mañana, el colegio Padre Poveda ha dado por finalizado este programa de ayuda y lo ha hecho con el reconocimiento a todas aquellas personas e instituciones que lo han hecho posible ofreciéndoles un pequeño  detalle. 

Por ello han entregado un plato y el escudo del colegio al alcalde de Guadix, Jesús Lorente, a las fuerzas de seguridad accitanas, Policía local, Protección Civil y Bomberos, que han contribuido a la labor más ardua: el reparto de los alimentos y a otros colectivos como Cruz Roja, Institución Teresiana, el párroco de las Cuevas Manuel Amezcua, la nutricionista Ana Sierra, la Inspectora Provincial de Educación y las personas que se han ocupado del comedor, entre otras. 

Deja una respuesta