Con puntualidad se presentaba la portavoz municipal del PSOE para formalizar ante los medios la denuncia del mal estado de las obras del B. Latino en la fase de las plazas interiores a la del conde Luque.

Comentaba Olea que ayer realizó una visita acompaña de algunos vecinos para poder visibilizar in situ el estado de unas obras que a su juicio hace más de un año que deberían de estar terminadas.

Y defendía esta afirmación al recordar que por culpa del PP y de la no aprobación de los presupuestos municipales durante dos años el equipo de gobierno de la anterior legislatura local, no pudo terminar la obra. 

Ahora, llevan mas de 10 meses de obras con continuas molestias innecesarias, con una pésima ejecución, con malos remates e instalados en la mentira como cuando afirmaban que si no empezaban las obras en un plazo concreto se perdería la subvención de Diputación, cosa que evidentemente no ha pasado y que no es cierta.

Olea ha pasado a enumerar algunos detalles del descontento de los vecinos con las obras destacando que se sienten abandonados igual que el comercio  o la hostelería reclamando unas ayudas por la pandemia que no llegan y señalando la existencia de defectos de obra, estéticos como la recuperación del refugio con una entrada que se aún los vecinos parece un panteón de cementerio, con una valla que es mas un peligro que un acierto, con trancos y cuestas que pueden ser peligrosas y donde también ha destacado que en ese mismo lugar el concejal de urbanismo tienen una propiedad y denuncia que debiera de haber dado ejemplo para con los vecinos y no terminarse la obra que le afecta a él antes que al resto de los vecinos.

Denunciado la existencia de una tapa impropia de los tiempos que corren, que no se sabe que tratamiento va a tener la muralla que discurre por el entorno y la existencia del cableado aéreo que tanto dijo en su momento (el concejal de urbanismo) que había que eliminar y que en cambio siguen pendiendo de las fachadas, con cuerdas, etc y que aún no se ha soterrado y remató su denuncia con la notica de que ya han sido cuatro veces, las que por desgracia, una ambulancia ha tenido que pasar al barrio para realizar una asistencia y en cuatro ocasiones no ha podido pasar habiendo tenido que trasladar al enfermo en camilla hasta un sitio accesible para la ambulancia.

Insistió Olea en la nefasta gestión y en la vergüenza ajena que le producen noticias como esta consciente de darlas a conocer para que se pueda mejorar en lo posible el calvario de los vecinos con estas obras interminables que están causando tantas molestias innecesariamente.

Deja una respuesta