El pleno de ayer volvió a dejar en evidencia la falta de consenso en el ayuntamiento accitano, esta vez con la baja de Rosi Requena del propio equipo de gobierno

Otro año más Guadix va a afrontar el año sin la aprobación de presupuestos y por tanto sin posibilidad de inversiones importantes al no haberse aprobado los presupuestos para el 2018, viniendo además con una prórroga de los del año anterior. En el pleno celebrado ayer por la tarde para la aprobación de los presupuestos, votaron a favor siete concejales, seis del Equipo de Gobierno, y Eduardo Jiménez de Gana Guadix, una abstención del concejal de IU y los votos en contra de los siete concejales del Partido Popular, el concejal no adscrito Manuel Poyatos y la concejala hasta ayer del equipo de gobierno Rosi Requena.

La concejala Rosi Requena ayer en el pleno anunció inesperadamente su baja en el grupo del PSOE y por tanto en el equipo de gobierno votando en contra de los presupuestos, lo que hizo que estos no pudieran aprobarse con el consiguiente daño para la ciudad.

La decisión de dar al concejal de Gana Guadix las concejalías de Servicios Sociales que hasta ahora ella ostentaba, y la de Patrimonio, ha hecho que esta, haya decidido optar por su huida del equipo de gobierno, aunque sin renunciar a su acta de concejala y pasar al grupo mixto, sin pensar las consecuencias que ello podrá traer para la ciudad.

Las divergencias entre ella y el resto de concejales de su equipo no es reciente, ya en numerosas ocasiones se ha detectado la tensión dentro de su equipo al actuar al margen de las normas de grupo e imposición de su criterio, pero no es entendible el que el equipo de gobierno lleve unos presupuestos para su aprobación y previamente no lo hayan consensuado en su propio grupo.

La no aprobación de los presupuestos va a suponer para la ciudad otro año con problemas y sin inversión y a partir de ahora otro gran problema añadido,  como es la inestabilidad para el equipo de gobierno al quedarse con un concejal menos, ya que la concejala además va a causar baja en el partido gobernante.

A partir de ahora y hasta el final de la legislatura, a Guadix le queda un calvario presupuestario, que se traducirá en una falta de inversión que ya arrastra en estos años de gobierno por la falta de presupuestos.

Ahora nos gustaría saber qué pasará con las aportaciones que ha de poner el Ayuntamiento para las obras donde el resto de administraciones ya tienen aprobadas sus aportaciones y fundamentalmente con la Alcazaba, Avenida de Buenos Aires, etc.  y por supuesto con todas las asociaciones, y organizaciones que de una manera u otra han alcanzado algún tipo de compromiso con el Ayuntamiento.

Deja una respuesta