En el pleno ordinario de marzo del Ayuntamiento de Guadix se abordó un único punto en asuntos de urgencia: la propuesta de hermanamiento entre los municipios de Guadix y l’Arboç. La corporación municipal respaldó de forma unánime esta propuesta dirigida a promover entre ambos consistorios la realización de actividades para el reconocimiento de los y las emigrantes accitanos “que contribuya a estrechar los lazos entre estos dos municipios hermanos”. 

La propuesta llegaba al consistorio accitano procedente del tarraconense y a iniciativa de los accitanos residentes en ese municipio. Y ha sido acogida por el Ayuntamiento de Guadix con los brazos abiertos. De hecho, ya se han impulsado y mantenido contactos entre ambos ayuntamientos para tratar este asunto. El texto aprobado en el pleno decía literalmente lo siguiente:

Del 1960 al 1981, el municipio catalán de l’Arboç duplicó su población, pasando de los 1.785 habitantes en 1960, a los 3.977 habitantes en 1981. Este incremento demográfico se debe, en su mayor parte a la llegada de emigrantes andaluces y asturianos.

Una gran parte de emigrantes andaluces que llegaron en esos años a l’Arboç eran procedentes del municipio de Guadix. Hoy en día, aún quedan 52 personas empadronadas en el municipio, a quienes les consta como lugar de nacimiento Guadix, todas de muy avanzada edad. Se pueden hacer estimaciones que apuntan a que fueron unas 400 las personas procedentes de Guadix que se afincaron en l’Arboç. En su mayor parte jóvenes y parejas que se integraron y formaron sus familias en l’Arboç. Son los descendientes de estos 400 accitanos y accitanas quienes hoy en día forman una parte importante de la población de este municipio tarraconense y que, en muchos casos, siguen manteniendo un contacto estrecho con Guadix, donde se desplazan por motivos familiares a menudo.

L’Arboç, como municipio catalán, está orgulloso de poder decir que ha sido, es y será un ejemplo de cohesión social formada por personas procedentes de muchos rincones de España y del mundo, y conformando todos ellos una sociedad plural y diversa. De entre todos ellos, el flujo migratorio procedente de Guadix fue uno de los más importantes.

El Ayuntamiento de l’Arboç desea señalar y hacer constar explícitamente la ejemplaridad de todas las personas procedentes de Guadix y de sus descendientes, actualmente en tercera y cuarta generación, quienes han ocupado cargos de responsabilidad en muchos de los estamentos públicos y civiles del municipio. Un ejemplo significativo por su representatividad, es la presidencia de la “Colla Castellera Minyons de l’Arboç” (castillos humanos); una entidad que nació en 1958 y que creció y consiguió grandes metas teniendo en sus filas a esos primeros emigrantes accitanos/as y/o a sus descendientes.

El Ayuntamiento de Guadix acoge con los brazos abiertos la voluntad política del Ayuntamiento de l’Arboç para reconocer, valorizar y homenajear a los y las emigrantes accitanos promoviendo un hermanamiento entre los municipios de l´Arboç y Guadix. Es con este objetivo que ya se han impulsado y mantenido contactos entre ambos ayuntamientos para tratar este asunto.

Por todo ello, la corporación municipal del Excmo. Ayuntamiento de Guadix, reunida en Pleno, 

acuerda:

Primero. El hermanamiento entre los municipios de Guadix y l’Arboç.

Segundo. Promover entre ambos consistorios la realización de actividades para el reconocimiento de los y las emigrantes accitanos que contribuya a estrechar los lazos entre estos dos municipios hermanos.

Tercero. Comunicar estos acuerdos al Ayuntamiento de l’Arboç.

Deja una respuesta