INCENDIOS PRODUCIDOS POR LOS TRENES.

Corno en la sección ferroviaria de Guadix, ya hemos tenido un incendio producido por la locomotora, queremos que nuestros lectores sepan a que atenerse en estos casos.

Muchas y terminantes son las disposiciones dictadas en distintas épocas para impedir los incendios a que nos referimos. Entre aquellas figuran las Reales órdenes de 4 de Noviembre de 1862, 7 de Septiembre de 1866 y 13de Agosto de 1872, así como el art. 33del reglamento para la ejecución de la ley de Policía de ferrocarriles.

La Real orden de 23 de Agosto de 1872, preceptúa:

1º Que los ingenieros jefes de las Divisiones, al acercarse todos los años la época de los calores, ejerzan el mayor cuidado para que se limpie de hierbas la Vía hasta el extremo que lo permita la conservación de las obras de tierra, debiendo usar las Empresas el procedimiento que técnicamente sea más apropiado para conseguir dicho objeto.

2º Que cuando se adopte el de la quema, las mismas Empresas o sus agentes den conocimiento anticipado a la autoridad local respectiva, a fin de que esta prevenga las medidas de vigilancia y precaución que considere oportunas para evitar que el fuego se propague a los campos colindantes.

Y 3º Que si a pesar de esto sobreviniere algún incendio producido por las chispas de la locomotora, los mismos ingenieros jefes, bien al dar conocimiento a la autoridad judicial, bien cuando ésta, de oficio o como prueba aducida por la Compañía o sus empleados, pida informe a la inspección facultativa sobre los motivos que hubieren dado lugar a la no extinción completa de las yerbas, manifiesten los fundamentos técnicos que a ello se opusieren o faltas en que haya incurrido la empresa, sin perjuicio de que si ésta descuida dicho servicio a pesar de las gestiones de la División, dirijan a su tiempo la correspondiente denuncia al gobernador civil de la provincia a quien toque conocer del asunto, como caso comprendido y para los efectos del artículo 18 de la ley de 14 de Noviembre de 1855.

Véase ahora lo que dispone el artículo 33 del reglamento para la ejecución de laley de Policía de ferrocarriles.

«Arl. 33.Se hallarán siempre provistas las locomotoras de los aparatos necesarios para precaver todo peligro de incendio, y nunca prestarán servicio hasta que hayan sido reconocidas por la inspección facultativa.»

Inútil nos parece decir, por ser cosa que supondrán nuestros lectores, que las disposiciones preinsertas, y otras que, en obsequio a la brevedad, no copiamos, no se cumplen y de ahí la repetición de los incendios que todos los años hay que lamentar, especialmente en la época de los grandes calores.

Y para que en este particular, como en otros muchos del servicio de ferrocarriles, llegue á su colmo el descaro de las compañías y laindiferencia de los encargados de corregir los abusos e infracciones que estas cometen, se da el caso, cada vez que por un incendio se las exige judicialmente la oportuna responsabilidad, de que procuren y consigan que esta recaiga sobre el personal de Tracción, el cual sufre el descuento del importe de los perjuicios ocasionados a los dueños de terrenos próximos a la vía. Siendo así que la responsabilidad material es exclusivamente de la Empresa,que tiene la vía y las máquinas en condiciones las más apropósito para que las chispas o carbones encendidos que arroja la locomotora produzcan estragos de más o menos consideración.

La Tracción Ferroviaria, publica, una circular que el comité de la Unión general de obreros y empleados de ferrocarriles españoles dirige a los maquinistas para que hagan constar oficialmente la falta o mal estado de los aparatos destinados a evitar incendios, a fin de demostrar en todo tiempo y ocasión  que no pueden ser en modo alguno responsables de daños causados por faltar a sus sagradas obligaciones las Compañías y los representantes del Gobierno.

Nos parece muy oportuna tal recomendación, y por nuestra parte recomendamos también a los perjudicados por los incendios que no dejen de exigir judicialmente a las Compañías la indemnización de los daños a que den lugar las infracciones que hemos señalado en este artículo.

PENSAMIENTO.— Me preguntas, amigo, que línea de conducta debes seguir en determinadas ocasiones; le respondo que la recta, teniendo siempre buen golpe de vista geométrico para que no sea tangente al circulo de los brutos; si equivocas su dirección más vale que sea secante.—R.

RATAS.— Aunque la ratonera que se ha colocado en el municipio está confeccionada con alambres servidos, no va a quedar en nuestras casas consistoriales un ratón saguntino que no caiga en ella.

Menos mal si no la sumergen después en el agua hirviente de la caldera de la justicia.

Deja un comentario