Traba ­Volvemos a recordar al Sr. Alcalde la de adobes que existen en la esquina del casino, y el monótono alcor, colina o collado de fango pestilente detenido en el paseo exterior de la plaza, frente a la hojalatería de D. Ricardo Sánchez. En otro número dijimos que desde los balcones del Municipio se veía todo esto; sufrimos entonces una equivocación, y tal vez debido a ésta no se habrá pensado en hacer desaparecer esta fealdad urbana; las acacias ostentaban entonces todavía todo el verdor y plenitud de su follaje; pero hoy que las escarchas y los hielos, y después los aires, han arrastrado sus espléndidas y encantadoras hojas, nada impide que desde mencionado edificio puedan distinguirse la traba y el alcor. Esto es una súplica.

 Interrogatorio.—¿No es justo, racionar y de necesidad se terminen las obras comenzadas, ha más de seis años en el cementarlo donde todos tenemos personas queridas a quienes venerar y recordar?

¿Ha venido el perito que por parte del Estado ha de reconocer la casa llamada de D. Pedro Cañas, que el día menos pensado se desploma por su propia gravedad?

¿Cuándo empieza la demolición de los edificios expropiados a la terminación de la calle nueva y que han de formar la de entrada en esta ciudad?

Importante.—Con el mayor gusto principiamos hoy a insertar el artículo de nuestro paisano el aventajado médico don José Moya Carvajal, porque al rendir en él un tributo de admiración y gratitud al Doctor Parran, por un hecho práctico que hubiera implicado trascendentales dolores a una familia cariñosa; en su publicación enseña el camino a todos los que pudieran encontrarse en caso semejante, para poder acudir instantáneamente en busca de los remedios que él mismo encontró. Autorizados debidamente para tal publicidad, que cuanto más extenso sea el círculo que abarque, más beneficio prestará a todos los que por una fatalidad ineludible se vieran necesitados del auxilio de la Ciencia, solo nos resta darlas gracias a su autor, y siguiendo siempre los móviles de nuestro semanario, que no son otros que la instrucción y el recreo de todos aquellos que con sus nombres honran la listada nuestros suscriptores, y se honran así mismos, ayudándonos en nuestra empresa.

Disposición.—Por acuerdo del Sindicato de la acequia del Chiribáile de esta ciudad, se convoca a su comunidad de regantes para el Domingo 17 de los corrientes y hora de las 11 de su mañana a las salas de Ayuntamiento para tratar en ella de los particulares siguientes:

1º Del examen, aprobación o reparos de la cuenta de ingresos y gastos de la comunidad de 1891.

2º Para la elección de un vocal del jurado vacante por fallecimiento del que lo fue D. Rafael Padilla y

3º Para el examen y deliberación del proyecto de reforma del reglamento verificada, por la comisión nombrada, con sujeción a lo que se sirvió disponer el Excmo. Sr, Ministro de Fomento. Guadix 9 de Enero de 1892.

Aplicación del alcohol en las quemaduras. -Se empapa un pedazo de tela en el alcohol y se aplica sobre la quemadura, cubriéndose la tela con algodón en rama o estopa picada. En vez de renovar la tela, o lo que es lo mismo levantarla, es mejor dejarla en su sitio y humedecerla con alcohol cuando se seque. El líquido en cuestión alivia el dolor, aun cuando les parezca a algunos que por su naturaleza debe aumentarlo. (Conocimientos Utiles.)

Deja una respuesta