La Cárcel

       II

Entendemos como dijimos, que los lugares donde sufren prisión provisional, condenas leves o penas graves aquellos que tienen la desgracia de delinquir, deben ser adecuados al objeto a que se destinan, tener relativas comodidades, reunir condiciones higiénicas y alguna industria donde el preso pueda ganar un módico jornal y nada de esto existe en la cárcel de partido de esta población.

Hubo un tiempo en el cual se habló mucho de la edificación de un local a propósito se designó el paraje conveniente, y la idea tomó cuerpo hasta el extremo de que según entendemos se hicieron los estudios preliminares. Después aquel esfuerzo se debilitó y así han trascurrido muchos años sin realizarse nada, siendo cada vez más remota la esperanza de que se lleve a cumplido término.

No es nuestro ánimo—por hoy—tratar de las condiciones que ha de reunir un establecimiento penitenciario, las industrias que en ellos deben fomentarse, el capital que ha de crearse el recluso con su aplicación trabajo, ni otras cosas por este orden, que pertenecen a lo futuro, al día en que haya edificio; hoy nos daríamos por muy satisfechos si consiguiéramos llamar la atención de las autoridades y centros competentes y que la obra se realizase; solo expondremos que nos parece que cuanto mayor sea la educación y ocupación de los presos, mayor es el grado de moralidad que alcanzan, mayores los beneficios que ellos mismos han de reconocer y mayores también los beneficios que puedan ofrecer a sus familias para las que pueden ser útiles dentro de su estado.

En esta cárcel ¿qué industrias, qué artes, qué oficios pueden implantarse y explotarse, cuando no hay locales para talleres, almacenes ni otras dependencias necesarias?

Los reclusos en los establecimientos penales donde nada se confecciona pasan la vida mano sobre mano y la ociosidad es madre de los vicios. Por lo tanto, para el porvenir, es laudable no ya a los presos, sino en lo que respeta a sus familias, la construcción de una cárcel donde se puedan introducir todo género de mejoras y a ello debemos propender sin descanso hasta lograr el fin apetecido.

EUDORO

Minería

UN FERROCARRIL

El Ferrocarril puede mostrarse satisfecho.

Sus informes en cuantos asuntos afectan al bien y al engrandecimiento del país se confirman siempre.

Ha poco hablábamos de negocios mineros próximos a desarrollarse al calor del ferrocarril de Linares a Almería, en la provincia de Granada y en la nuestra, interesándose en ellos la opulenta casa Rostchild, y un colega granadino confirma ahora en parte nuestras noticias, reproducidas por toda la prensa regional y financiera.

Dice así el periódico de referencia:

«Se va a construir un ferrocarril desde el pueblo de Alquife a Huéneja, con objeto de transportar el mineral de hierro que se saque del cerro que hay cerca del primero de dichos pueblos.

Dicho ferrocarril tiene un recorrido de 15 kilómetros y será construido por la compañía Fives Lille, a cuenta de la casa Rostchid que es quien va a explotar el mineral de hierro. Ya se han hecho los estudios necesarios.

Esta no es más que la primera parte de los grandes negocios, de las grandes explotaciones mineras que han de realizarse en aquella comarca.

Todo lo demás que El Ferrocarriltiene manifestado respecto de ese asunto, se confirmará igualmente, gracias a la bondad del negocio a lo positivo de la riqueza de esa comarca, a las facilidades que el ferrocarril de Linares a Almería ofrece para su desarrollo y a la inteligencia y prestigio de los hombres colocados al frente de tan trascendental asunto, entre los que debemos citar en primer término a Mr . H . Meermans carácter emprendedor y voluntad incansable puesto por entero al servicio de una causa tan fecunda para las provincias hermanas de Granada y Almería. (Ferro-carril de Almería)

LA PRENSA PERIÓDICA.

En toda España se publican 1.130 periódicos y revistas.

Resultan ser monárquicos 336, de éstos 34 tradicionalistas; republicanos, 137; influidos, 8; científicos, artísticos y literarios, 234; religiosos, 109. y de intereses diversos, 312.

La provincia donde existen mayor número de periódicas monárquicos es Barcelona, que tiene 47, siguiendo a ésta Madrid con 45; Murcia con 24, Tarragona con20; Cádiz con

17; Sevilla con l5; Alicante con 13, Coruña con 12.

El mayor número de los republicanos se publica en la provincia de Madrid, donde ven la luz 10; siguiendo después la Coruña con 8; en Barcelona, 7; en Oviedo, 7; en Gerona, 6, y en Jaén, 6.

Los indefinidos se publican 3 en Barcelona: 2 en Cádiz; 1 en Lérida; 1 en Palencia y 1 en Valencia.

Entre los de intereses diversos, figuran 7 masónicos; 4 espiritistas; 6 de modas; 34 noticieros, y 35 festivos y satíricos.

Deja un comentario