EL HIPÓCRITA.

El hipócrita suele tomar asiento entre todas las clases de la sociedad.

A veces se introduce también en las más santas y respetables instituciones.

Y en efecto, ¿quién es ese hombrezuelo repugnante que se pone de rodillas, para prodigar sus falsos elogios con el objeto de seducir a la persona a quien inciensa?

Es el hipócrita que viene desplegando sus falsos papeles para presentar agasajos a todo aquel cuya posición está a mayor altura y de quien espera conseguir algún beneficio.

El hipócrita empieza por ir representando el falso papel de adornarse ante las personas que seduce con cualidades que absolutamente no tiene.

Sus palabras seductoras van poco a poco halagando las pasiones hasta apoderarse de sus víctimas, aunque en un principio estuvieran prevenidas contra semejantes enemigo.

El hipócrita es muy astuto y se dirige, directamente al corazón porque sabe por experiencia que si hay personas de carácter que la primera vez encuentran insípidas las lisonjas que les dirigen, por último acaban insensiblemente por abandonarse a ellas y hasta oír esas lisonjas como justa recompensa a sus méritos.

La hipocresía en todos sentidos ha causado a la humanidad grandes daños, y sin embargo, la hipocresía es tan antigua como el mundo, habiendo podido llegar hasta nosotros ocasionando mares de lágrimas a los pueblos y a las familias.

Infinitas formas sabe tomar ese monstruo de la humanidad para ocasionar sus daños.

Unas veces envía las alabanzas y lisonjas con tanta habilidad y tan artísticamente expresadas que penetrando en los regios alcázares seduce a los monarcas y a los príncipes, y los arrastra a realizar los caprichos de sus favoritos.

También sabe revestirse el hipócrita de formas muy modestas que se confunden a veces con el candor y la inocencia pronunciando palabras tan suaves y tan tímidas que casi está uno tentando a creerlas, y después se ha visto que aquellas formas eran signos precursores de una difamación repugnante.

Hay que convenir, sin embargo, en que los hipócritas realizan tantas hazañas en el mundo, porque encuentran siempre materia predispuesta.

Y, sino, reparad en esos hombres que beben en la copa de la lisonja, y veréis como transforman por completo su manera de vivir.

No gustan respirar otra atmósfera sino aquella que le brindan agasajos y alabanzas, siempre se les ve rodeados de falsos e hipócritas aduladores, que los guían y les agitan con más facilidad que el aire mueve las hojas de los árboles.

Colocado el hombre en esta triste situación, su remedio es ya muy difícil, porque aquellas falsas palabras se ofrecen para satisfacer los caprichos de sus aduladores, él las atribuye a las cualidades excepcionales que posee, y ¡ay! del que se atreva a llamar su atención para que reflexione sobre la falsa y lamentable posición que ocupa porque después de retirarles su amistad le conceptuará como el más encarnizado de sus enemigos; que a tal extremo suele llegar el hombre cuando no le guia otra  norma que su amor propio y su egoísmo.

Y es que nuestra condición humana gusta muchas veces deleitarse con el oropel de las falsas apariencias y rechazar a sabiendas, como desabridas e insípidas, las severas manifestaciones de la vedad.

Esta, circunstancia es la que suele aprovechar el hipócrita para herir a mansalva a todas las clases sociales.

José López Marín

COLEGIO

Elacreditado de primera enseñanza del Sagrado Corazón de Jesús, antes situado en la calle de la Tribuna y dirigido por el Profesor D. Torcuato Pedrosa, se ha instalado nuevamente en la placeta de Villa Alegre, cuyo competente edificio y extensa localidad, reúne todas las condiciones de higiene prevenidas por la Ley. para el mejor desarrollo y progreso de la enseñanza.

Se admiten internos y medio pensionistas por honorarios equitativos.

En el mismo centro de Instrucción y en horas extraordinarias, se admiten también adultos que deseen aprender letra Redondilla, Gótica, Francesa, Alemana, Monumental etc. con diversidad de adornos acomodados a la misma.

OBRA.— Según informes verídicos, muy en breve darán principio los trabajos de reconstrucción del muro de la rampa del puente. Hacemos voto por que sea así y desaparezca pronto ese peligro y esa fealdad.

LLUVIAS.— Las últimas han mejorado mucho los predios de esta ciudad: los labradores se encuentran contentos; pues abrigan la esperanza de una cosecha abundante de otoño, cuando pocos días antes veían desaparecer sus patatares y hortalizas y secarse el maíz que es el pan del invierno en esta localidad.

ALCANTARILLAS.— Las derruidas en la carretera de Murcia a Granada, antes y después del cortijo de Albarrán, reclaman la atención de los poderes públicos; pues no es justo que los propietarios de los terrenos colindantes estén sufriendo una servidumbre continua, cuando se les ofreció poner mano a la obra inmediatamente, por lo que accedieron de gustosos al desvío de la carretera sin indemnización de perjuicios, siempre que fuera por poco tiempo.

Deja un comentario