HASTA CUANDO?

Era el año de 1868, Guadix se encontraba en un período crítico; las anteriores cosechas habían sido pésimas y el pueblo tenía hambre: los recursos del municipio y del vecindario pudiente eran insuficientes para hacer frente a situación tan angustiosa, y como suprema panacea se acudió al Gobierno en solicitud de remedio, no demandando gratuitos socorros, no; sino pidiendo pan para las clases jornaleras, en cambio de trabajos prestados por ellas, las que dicho sea de paso, y en su honra, consignamos con gusto no se permitieron el más ligero desmán, ni se registró un solo caso de haberse atentado contra lo ajeno.

 Respondiendo el Gobierno a los gritos del dolor, determinó como lenitivo a situación tan amarga, la construcción de la carretera que desde esta ciudad debe conducir a la de Almería.

Como consecuencia de tan acertada determinación, empezaron los trabajos inmediatamente; todo fue actividad; la expropiación de los terrenos que había de ocupar el camino se llevó a término a paso redoblado y merced a ello las clases necesitadas entraron en otro período relativamente consolador; ya no había tanta miseria.

 Los trabajos siguieron por algún tiempo, hasta que de pronto se paralizaron, y esta nueva faz dada al asunto, produjo disgusto y malestar en los habitantes del país todo, que contando con la protección dispensada en el principio por los poderes públicos, habían abrigado la singular esperanza de poderse comunicar con Almería, sin los peligros e ímprobas incomodidades que el camino que aun conduce allí, ocasiona a todo mortal que tiene la desgracia de haber de trasladarse a aquella población; que más que desgracia es, pasar dos o tres días en inseguro y fatal carromato, por ramblas, cuestas, ríos y demás vericuetos, expuestos a todos los rigores de la naturaleza. ¡Qué de pensamientos surgen en estos casos en los cerebros de los fatigados, molidos y estropeados viajeros! ¡Cómo se acuerdan de las promesas pomposísimas que se hacen a los contribuyentes que pagan, y son tan acreedores a viajar siquiera con seguridad!. Desde aquel tiempo han venido haciéndose los trabajos paulatinamente y por pequeños trozos que no concluyen nunca, dígalo sino el que principia en este pueblo y termina en Exfiliana, que se encuentra a una legua de distancia, bien escasa por cierto: no está aún terminado, después de llevar en construcción VEINTE Y TRES AÑOS, lo que ni es creíble, ni parece posible.

Una de las obras que faltan en este trozo, la principal y la que mayor tiempo requiere para su ejecución, es el puente que ha de construirse sobre el rio de esta ciudad, necesaria e indispensable de todo punto, pues sin ella el camino sería carretera intermitente, debido á que hay días y aun largas temporadas en que aquel se hace invadeable y entonces ¿para qué sirve una carretera intransitable por insuperable obstáculo?

 Hará tres años próximamente, un destello de esperanza vino de nuevo a hacer renacer la que ya estaba muerta. Se dijo que aquella se terminaría dentro del año, y la construcción del puente parecía cosa segura; ingenieros, sobrestantes, maestros de obras, capataces, todos aparecieron aquí como llovidos del cielo; se empezaron a abrir los cimientos de los estribos del mismo, y cuando los del primero tocaban a la flor de la tierra, de pronto, con inusitada rapidez, todo se paralizó, produciendo un nuevo desengaño.

Se contó que tal medida obedecía a haberse cambiado los planos del puente; se afirmó que había contratista nuevo; que el ingeniero jefe había tomado cartas en el asunto, y tanta y tanta cosa, que nadie, o cuando más contadas personas, saben a qué obedeció la suspensión de la obra, y la atonía y la indolencia con que se van haciendo las demás. Lo cierto y positivo es, que la comarca que ha de recorrer la carretera está careciendo de este medio no solo de comunicación sino de prosperidad para la misma, y que hace un cuarto de siglo espera tal mejora, que nunca se realiza por completo. ¿Qué pasó, qué sucedió, cuál fue la causa de la paralización de la edificación del puente? ¿a qué obedeció tal determinación? ¿cuál es la razón que hay para que la carretera no se termine brevemente, ya que se comenzó? Como hemos dicho, lo ignoramos, y ello mismo nos impulsa hoy a llamar la atención del Gobierno y del señor ministro de Fomento especialmente, para que obviando cualquier obstáculo o subsanando cualquier equivocación, empiecen de nuevo las obras del puente, y se dé gran impulso a la terminación de la carretera. Si esto no se hace, ¿hasta cuándo no vamos a tener comunicación con Almería, puerto de mar el más cercano a nosotros? ¿hasta cuándo va a esperar este pacientísimo rincón de España a tener abierto el mercado de ese litoral? ¿No son estos pueblos dignos de ser atendidos por los gobiernos….?

No lo debemos creer.—¿Será cierto que en un pueble de la Diócesis, cerca, muy cerca de esta ciudad, se viene negando el Párroco a bautizar un niño que cuenta unos nueve meses de edad, a pretesto de ciertas desavenencias con el padre? ¿Será cierto que la prensa se ha ocupado del caso? ¿Si ese niño muere por rápida enfermedad, no será responsable el Párroco del daño que pueda sufrir su alma? ¿Toleran esto los Cánones? ¿lo sancionan las leyes de la Iglesia, la moral y las buenas costumbres Llamamos la atención deles autoridades eclesiásticas para que de ser cierto se remedie el mal y sufra el infractor del derecho eclesiástico la pena espiritual correspondiente

SERVICIO,-—Por el sargento comandante de este puesto de la Guardia Civil, D. Antonio Fernández  Osorio y los guardias a sus órdenes Antonio Caba López Y Enrique García Ortega, han sido capturados en la madrugada del 23 por orden judicial Juan Raya Rio Y Miguel Cabrera Lechuga, vecinos de la cortijada de Paulenca, exponiéndose dicha fuerza al perecer por el mucho temporal que en la mencionada noche remaba, y más en el sitio peligroso de la rambla e inmediaciones de referido Paulenca, quedando dichos sujetos detenidos en la noche del 24 en la cárcel de este Partido a disposición del Juzgado de Instrucción.

Deja una respuesta