EL OBISPO DE GUADIX

Accediendo a sus instancias, ha sido trasladado al Obispado de Guadix el Prelado que era de Teruel, Ilustrísimo Sr. D. Maximino Fernández de Rincón y Soto.

Enviamos nuestra enhorabuena más cumplida a la histórica ciudad de San Torcuato por éste nombramiento, que tanto la favorece, pues el nuevo Obispo es de los que por su saber, por sus virtudes y por su prudencia más honran a nuestro siempre célebre episcopado español.

El Sr. Fernández del Rincón nació en Jaén e hizo sus estudios en el célebre Seminario de la ciudad de Baeza, distinguiéndose desde los comienzos de su carrera, no solo por su aprovechamiento en las clases, sino también por su fervorosa piedad. Joven aun, logró por oposición el curato del Sagrario de esta ciudad y fue nombrado vicerrector y catedrático del Seminario, señalándose como notable orador sagrado.

Cuando el actual señor Arzobispo de Toledo ocupó la silla episcopal de Jaén, nombró al señor Fernández del Rincón rector de dicho Seminario de Baeza, en donde mostró su gran acierto para dirigir aquel importante centro de enseñanza, organizando y ampliando las cátedras y dedicando toda su atención a los múltiples deberes de su cargo.

Aunque la época es lejana, todavía lo tenemos presente como si hubiese ayer ocurrido; que los recuerdos e impresiones de la niñez nunca se borran.

Un jueves de los primeros del curso académico de 1805-06, al sentarnos en el amplio comedor del seminario bis 160 internos que allí recibíamos educación y enseñanza, vimos que en lugar de los fámulos que habían de servir la mesa empezaron a repartir platos y servirnos el rector, el vice y otros cuatro superiores, queriendo darnos saludable enseñanza con este hermoso ejemplo de humildad. La impresión que en todos produjo este acto fue profunda, y al terminar el futuro Obispo de Guadix, después de dirigirnos sentidas frases, propuso que un día o dos en la semana descansaran los fámulos del servicio y les sustituyesen los superiores y colegiales, por orden. La idea fue acogida con entusiasmo y se realizó fielmente.

Siendo párroco del Sagrario de Jaén hizo oposiciones a la Lectoral de Granada, que obtuvo y allí vivió celoso en el ejercicio de sumisión y modesto en su vida y costumbres, cuando vino a sorprenderle la designación para la mitra de Teruel.

Un acto de noble energía ante desatentadas exigencias hicieron que mudase su residencia de Teruel, y amando como anea con cariño entusiasta a esta hermosa Andalucía; donde siempre ha vivido, aprovecha la vacante del Obispado de Guadix para solicitarlo, y pronto la antigua Acci sentir a los benéficos influjos de su solicitud y su celo.

Lazos de indestructible cariño han unido siempre a nuestra ciudad con Guadix ; pronto al estrecharse las distancias por medio del ferrocarril que nos acercará de aquí a unos meses, nuestras relaciones de visita y comerciales aumentarán notablemente por esto tomamos parte en la alegría que Guadix siente por el nombramiento del nuevo Prelado, que allí va precedido de la aureola del saber, de la virtud y de la modestia.

EL FOGONERO.

LUZ

En el número 98 de nuestro Semanario hicimos varias preguntas que a la fecha no han sido contestadas, razón que nos mueve a hablar con toda claridad llamando sobre ello la atención del señor Gobernador de la provincia y señor Ministro de la Gobernación.

Purullena sostuvo varios litigios con doña Maria Teresa Igarzabal defendidos por los abogados señores Silvela Rodríguez Bolívar y Garcia-Varela en los tribunales de Madrid, Granada y Guadix respectivamente. Siendo alcalde don Manuel Robles Ferrer, se presupuestaron cantidades para pago de sus honorarios que figuraron en otros posteriores; los interesados no los han recibido según noticias ¿qué aplicación se le dio a ellas por el señor Robles y sucesores? Donde están, o en qué se invirtieron? Veremos si hoy logramos se haga luz en este asunto, nosotros no lo abandonaremos.

HALLAZGO

En la función que tuvo lugar el día primero del corriente en la iglesia de san Miguel, la criada de don Francisco Caro y Homero se encontró una pulsera. Se han hecho gestiones para encontrar su dueño y no ha sido posible averiguarlo, por lo que la persona que se crea con derecho a ella, puede acudir a la casa de indicado señor, y dando las señas, le será entregada.

Deja una respuesta