El pasado martes tuvo lugar un pleno que podríamos calificar de intenso, tanto por los contenidos del mismo –algunos de gran relevancia para los que vivimos en Guadix-, como por la intensidad de algunos de los debates.

 Al margen de algunas mociones genéricas sobre la política agraria europea, con la consabida confrontación Izquierda-Derecha,  y la ley de Igualdad de trato y no discriminación, hubo unanimidad en otras, como la relativa a la mejora del reciclaje  de envases, fomentando el retorno de los mismos, la demanda de cobertura de las plazas de pediatría en el Centro de Salud de Guadix, el apoyo a los locales de belleza y peluquerías y la reclamación al gobierno de una mayor participación de los ayuntamientos en la gestión de los fondos de ayuda europeos. Estas no pueden ser otra cosa que posicionamientos municipales que “intentan presionar” a otras administraciones para que las lleven a cabo, en general con poco éxito.

Para quién nos conozca un poco sabe que Gana Guadix no es dada a confrontaciones estériles, o que tengan como objetivo “derrotar” al otro. Nuestra asamblea siempre, en la anterior legislatura y en esta busca el diálogo, la colaboración, sin miedo a la corresponsabilidad y a no ser a veces entendida. Esto es así porque priorizamos a nuestra ciudadanía siempre desde los valores de nuestro código ético. Es en este contexto donde se debe entender nuestro posicionamiento en los tres temas que consideramos más relevantes del pleno pasado.

El primero, y que nos gustaría no pase desapercibido por su gran significado para muchos es el aumento de la partida presupuestaria para ayudas ante la pandemia que ha pasado de 100.000 a 250.000 €, propuesta del equipo de gobierno, ante las continuas demandas de la oposición y de la ciudadanía reclamando ayuda a personas y sectores muy tocados por la pandemia y para la que nuestro grupo político ya propuso en enero un sistema de subvenciones directas e indirectas que beneficiasen tanto a autónomos como a consumidores.

El segundo, relativo al tan traído y llevado Centro Deportivo Urbano, que desde su origen empezó mal, perdiéndose la subvención de la Junta de Andalucía, obligando al ayuntamiento a su financiación completa, poniendo en jaque a nuestra empresa de Vivienda y Servicios, y permaneciendo cerrado y deteriorándose demasiado tiempo, para acabar con un sistema de gestión indirecta, que lógicamente deberá dar beneficios a quien lo haga, y gravoso para el municipio, que además no podrá controlar, pero si aportar, además de las instalaciones unos 40.000 € anuales. Gana Guadix ya propuso hace años otro sistema de gestión mixto que no fue llevado a buen fin y en el que creemos. Por si fuera poco en el proceso de contratación aparecen situaciones difíciles de explicar y de cuya legalidad no dudamos, pero al que no podemos apoyar en los términos propuestos pues, de acuerdo con la ley, no hemos podido participar en el proceso. A pesar de ello y de no estar de acuerdo con el sistema de gestión propuesto no hemos votado en contra, por un sentido de responsabilidad que facilite cuanto antes su apertura.

El tercero, aunque sin consecuencias prácticas, si que nos parece de un importante valor simbólico y político en el mejor sentido. Cuando Gana Guadix, con el resto de grupos de la oposición se plantea pedir la reprobación de la concejala de Igualdad, lo hacemos desde la más  estricta responsabilidad política y lejos de cualquier intencionalidad personal, pues entendemos que los hechos acaecidos en torno a la celebración del 8 de marzo no tienen justificación de ningún tipo, ni argumentos para sustentarlos, aunque sí una explicación breve y sencilla: reconocer el error, aceptarlo y dejar así fuera al ayuntamiento y su equipo de gobierno. Lamentablemente no fue así; muy al contrario se siguió la máxima de que la mejor defensa es un buen ataque, incluso haciendo afirmaciones falsas sobre nosotros, ¡quizás por desconocimiento!, por lo que le sugerimos a la concejala que hable con su antecesora en el área del partido Popular. Y todo ello con un convidado que muchos esperábamos más independiente.

Qué buena oportunidad hemos perdido todos de dignificar la acción política, sin complejos de “perfectos”, con más humildad y buen hacer para todas y todos.

Deja una respuesta