La valoración para el grupo municipal socialista fue negativa por tratarse de unos presupuestos que se incluyeron solapados y con la queja de no haber pasado antes previamente para su estudio en la correspondiente junta de portavoces.

Decía la concejal socialista y portavoz municipal de su grupo que si ya el año 2020 fue un año catastrófico en cambio este año 2021, que bien puede ser, aun peor. 

Mientras otras administraciones se han dedicado a tratar de paliar los efectos adversos que ha provocado en la economía la pandemia del Covid-19 en cambio en Guadix, pareciera que nada hubiera ocurrido habiéndose dejado a su albur a los diferentes colectivos que se han visto mas perjudicados por la situación.

Para el grupo socialista los presupuestos se pueden calificar de inversores y para nada, sociales. 

Son unos presupuestos en el que la mayor parte de los mismos se la lleva el ladrillo, el cemento, frente a los daños no paliados que ha ocasionado el Covid-19 en la ciudadanía.

Aparece el equipo de gobierno con un presupuesto en el que el Ayto. vuelve a endeudarse por un valor de dos millones de euros en un momento en el que no toca hacerlo en ese sector sino en los ya abandonados por el consistorio accitano.

Un presupuesto que tiene un 0 % en aumento de las partidas de servicios sociales, en el que se se recoge una nula o escasa inversión en patrimonio, lo único ha sido la cuestión arqueológica en las obras del barrio Latino, y lo obligado del proyecto del 1,5% cultural y la actuación prevista en el teatro romano, ambos proyectos según dijo la concejal provenientes de la anterior corporación municipal socialista. 

Por ejemplo: Las subvenciones nominativas a entes como Cruz Roja, Banco de Alimentos y Cáritas han sido insuficientes, deberían de haberse triplicado la aportación a estas en correspondencia con lo que estas han recibido de demanda.

Se trata de un año de nefasta gestión, donde el Covid ha sido protagonista y la administración local lo ha sido también, pero en negativo.  

Deberían de haber hecho un esfuerzo en consonancia con las ayudas recibidas de otras administraciones y haberlas destinado a paliar los efectos de la pandemia en su ciudad. 

En definitiva se trata de un presupuesto que no apuesta por las personas y si por el ladrillo, por el cemento. 

Ellos han apostado claramente por la ciudad, como ente abstracto y no para con los vecinos y vecinas.

No obstante si reconocemos, dijo Olea que el consistorio ha respondido a las reiteradas llamadas realizadas por la oposición, nos dolía la boca de pedirlo, para que se creara una serie de medidas o líneas relacionadas con el Covid y por fin, se ha escuchado; 

Por fin, se ha visto reflejada una partida Covid en estos presupuestos de solo 105.000€ que irá destinada a ayudar al turismo, al comercio, a las pymes a autónomos, etc pero que conste, que nos parece que es, muy insuficiente. 

Creemos que tenían que haberla doblado, es insuficiente pero por lo menos ahí está.

Y otra partida, para un plan de empleo municipal (150.000€) que también hemos venido demandando insistentemente, y que al final el tiempo nos ha dado la razón y que esperamos sea el rescate de muchas familias accitanas pero que pensamos que es claramente insuficiente. 

Estos presupuestos tienen solo un 0,63% del mismo dedicado a ayudas Covid y un 18% en obras y que es la razón por lo que este proyecto de presupuestos ha merecido solo la abstención.

Es una abstención crítica la que han hecho los socialistas pero, por responsabilidad para con los ciudadanos.

Nuestra actitud, es un ejemplo más de cómo desde la oposición se puede ayudar a la ciudadanía. 

Incluso añadió y explico gráficamente el ofrecimiento que se le hizo al alcalde en el mismo pleno al pedirle que: Si era capaz, de incrementar la partida anti Covid al doble, de otros 105.000€ mas otra partida de otros 150.000€ del plan de empleo, nosotros éramos capaces de votar si a los presupuestos, porque se le debe a la ciudadanía y porque el ayuntamiento no ha estado a la altura de las circunstancias con los vecinos. Desgraciadamente, no fue así.

Finalizó su intervención Inma Olea dedicando un recuerdo a todos los accitanos fallecidos durante la pandemia y a su familias y un reconocimiento publico a todos los trabajadores que han estado al frente de actividades esenciales como sanitarios, docentes, transportistas y acabó felicitando a la ciudadanía para desearles lo mejor en este año nuevo que se inicia.

Deja una respuesta