Por Manuel Huete

Ayer sábado 4 de marzo en la celebración de las 1ª jornadas de la cultura del aceite de oliva virgen extra de la comarca de Guadix, hemos podido conocer de primera mano las prácticas agrícolas y comerciales de la empresa Oro del Desierto de Tabernas ( Almería) una empresa que ha recibido reconocimiento internacional.

Rafael Alonso propietario y responsable de la comercialización de su aceite expuso los criterios innovadores de su empresa, destacando:

A lo largo de los años de experiencia en el cultivo ecológico del olivar se ha mantenido una actitud de perseverancia con respecto a la innovación, la cual se ve plasmada:

– Aporte de compost procedente del residuo sólido proveniente de la almazara mezclado con estiércol de oveja y materia orgánica, el cual se aporta directamente a pie de olivo.

– También se aporta guano como fertirrigación desde una balsa en la que se inyecta aire para potenciar la descomposición bacteriana y que es posteriormente filtrada.

– Integración de ganadería a la actividad agrícola utilizando caballos asturcones para eliminar las hierbas.

– Utilización de un sistema de riego de invención propia, patentado, que ahorra aproximadamente un 30% de agua en sistema de riego por goteo para frutales.

– Desarrollo conjunto con un ingeniero de energías alternativas de un Helióstato que aprovecha la energía térmica y eléctrica.

– El 100% de la energía utilizada por la empresa en la almazara es de origen fotovoltaico y por tanto renovable. Una empresa autosuficiente en energías.

– El hueso de la aceituna hasta ahora se usa como combustible de la caldera que provee de energía térmica necesaria para el proceso productivo y para la calefacción del restaurante.

– Por último destacó la importancia que tiene para el aceite una comercialización adecuada contando con variados y diferentes clientes.

Uno de los objetivos de las jornadas informativas organizadas por la asociación Co-Marca GUADIX Natural es la de aumentar el conocimiento recíproco gracias a las experiencias prácticas que faciliten la comprensión de una idea para estimular la voluntad de actuar.

 Permitir que los consumidores y agricultores “vean” ejemplos concretos y entiendan las ventajas de adaptar las prácticas y aplicarlas a sus propias circunstancias.

Estos intercambios de ideas y experiencias permiten cambiar de actitud y estimular un espíritu de apertura y libre elección para mejorar tanto las prácticas agrícolas como los hábitos de consumo por lo que seguimos invitándote a participar dejando de un lado la crítica para pasar a ser ciudadanos activos y comprometidos con la sociedad que se pretende modificar.

Deja una respuesta