Eso es, lo menos que se ocurre pensar al contemplar está acción ciudadana en nuestro entorno.

Algo debió de sentir el ciudadano o ciudadana, que se atrevió a dejar depositados en semejante lugar, para que todos lo vieran, ese montón de escombro, eso si, muy cerca de dónde en otras ocasiones hemos denunciado que se siguen produciendo vertidos ilegales de escombros, enseres, basura, en definitiva.

También es cierto que no hemos observado mucha diligencia por parte del consistorio del Valle del Zalabí, que es dónde pertenecen esta imagen y el terreno y entorno a que nos estamos refiriendo.

Lo menos que se espera de las autoridades es que por lo menos reaccionen cuando se les comunica.

No basta con mirar a otro lado, hay que actuar y sobre todo dar ejemplo, para que sean creíbles.

Deja una respuesta