Ha entrado el año nuevo 2021 y por ahora no se observan en la ciudad, indicios que nos hagan pensar que los puntos sucios, negros, de mantenimiento, limpieza, decoro, ornato y salubridad hayan mejorado sustancialmente. 

Del año pasado, recordamos, una iniciativa municipal patrocinada a bombo y platillo por la concejalía de limpieza, mantenimiento, obras y unas cuantas cosas mas que pretendió, incluida una rueda de prensa amenazante, poner en valor la ayuda ciudadana para tratar de eliminar las actuaciones incívicas de la ciudadanía advirtiendo eso si, de las posibles sanciones en que se incurrirían en caso de incumplir esta campaña de limpieza, orden y decoro en la ciudad.

Ahora, con la llegada de los Reyes Magos de Oriente, como tradicionalmente se les denomina a estos personajes tan queridos, hemos pretendido recoger a modo de regalo negro de puro carbón, por mala gestión, contumacia y empeño torero en negar la evidencia.

Son los diferentes lugares que todavía lucen así de bien, por la incompetencia en este caso de la autoridad municipal que no ha estimado oportuno, o no ha dado la orden precisa, o la indicación suficiente para que estos ejemplos vivos de salubridad y “buen hacer” vecinal acaben desapareciendo con la llegada del nuevo año. 

Ahí tienen, los que todavía permanecen inasequibles al desaliento, a modo de estandarte de la vergüenza para una gestión de limpieza y decoro de la ciudad, que no ha cumplido su cometido y eso, que tiempo ha tenido para ello.

Deja una respuesta