Una nueva semana y un nuevo vertido que traemos a las páginas de este medio.

Es, una nueva muestra de la solidaridad cuidadosa con que algunos de nuestros vecinos tratan su medio ambiente, su entorno más cercano.

Queda bastante patente cual es el aprecio que le tienen sobre todo aquellos que siguen pensando que en las ramblas se puede arrojar casi de todo.

Es grave, que en los paseos que podemos realizar por las ramblas de nuestro entorno, nos podamos encontrar para nuestra vergüenza, con semejantes monumentos humanos a la estulticia, a la desfachatez y por supuesto, a la poca sensibilidad y aprecio para con los demás. Es una muestra más de tantas, como desgraciadamente podemos observar de incivismo.

Pero no es solo la actuación ciudadana la que criticamos, también lo hacemos con la institucional ya sea en el caso de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir ya sea como es este caso, del ayuntamiento de la ciudad que mucho emplazar a los ciudadanos para que se acometan campañas de concienciación y limpieza, pero cuando estos ciudadanos les informan dónde están esos vertidos, luego su diligencia para ir a eliminarlos ya no es tanta.

Vaya pues un reclamo a unos y otros para que estos vertidos incívicos no se sigan dando y sean desterrados de nuestro vivir cotidiano.

Deja una respuesta